Archivo

Tolerancia, convivencia y respeto primarán en organización del Carnaval de Barranquilla 2007

Así se busca mantener la alegría, la tradición y la designación de Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

07 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Su promoción es tarea de la Fundación responsable de la gran fiesta carnavalera de los barranquilleros, que decidió acogerlos por recomendación de la misma ciudadanía, para ponerle orden a la fiesta.

Todo esto es el resultado de la primera fase "El Bando lo escribimos todos" de la 'Campaña de Cultura Ciudadana' desarrollada, durante 30 días, a través de buzones, correo electrónico, y de una encuesta realizada por la Universidad del Norte con el apoyo de la Fundación Terpel.

Este proceso es liderado por la reina de la fiesta, Daniella Donado, quien ha expresado su interés de hacer más participativa a la comunidad en el Carnaval.

Dentro de las conclusiones, además de aplicar los preceptos citados, la Fundación promoverá varios NO: lanzar agua, harina, ni espuma a los actores del Carnaval, invadir los espacios destinados a las presentaciones de los actores, llevar vehículos a las zonas de desfiles, llevar armas, objetos cortopunzantes y envases de vidrio a los actos públicos.

El trabajo viene siendo coordinado con organismos como la Alcaldía Distrital de Barranquilla, el Instituto Distrital de Urbanismo y Control (Iduc), la Empresa de Tránsito y Transporte Metropolitano de Barranquilla y la Secretaría Distrital de Salud.

Para la Fundación Carnaval de Barranquilla la fiesta urge de la unión de fuerzas si se quiere cimentar el proceso de apropiación, de defensa de la identidad cultural y de organización.

Por ejemplo, el 81 por ciento de las 600 personas de diferentes estratos que fueron encuestadas por la Uninorte, es partidaria de la aplicación de normas que garanticen un goce sano del Carnaval.

Un 50 por ciento está de acuerdo en dejar los vehículos particulares en casay un 70, quiere que las zonas aledañas a los eventos se conviertan en peatonales.

Entre tanto, dentro de las más de mil opiniones recogidas en los buzones que fueron ubicados en los cuatro puntos cardinales de la ciudad, y el correo electrónico de la Reina, se destacó la necesidad de adoptar medidas de regulación, pero sobre el deber de acatar y respetar las disposiciones de las autoridades.

BARRANQUILLA