Archivo

Competencia entre aseguradoras lleva a disminución del precio de los seguros de vehículos

Todos luchan por la una 'tajada' mayor del mercado que no es nada despreciable. Reflejo de esto es el incremento en ventas de vehículos nuevos en el país.

04 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El mercado ha crecido en una escala sin precedentes con un cálculo de 180.000 unidades colocadas al cierre del año.

Pero si esa situación desespera a algunos conductores, es una buena noticia para otros. Un caso es el de las aseguradoras, para las cuales el negocio de las pólizas es cada vez más importante. Según cifras de Fasecolda, de cada 100 pesos vendidos hasta septiembre por las compañías de seguros, 18.5 corresponden a vehículos.

La expansión del parque automotor ha generado también una competencia creciente entre diversas compañías lo cual ha incidido en menores tarifas y en la oferta de un número mayor de opciones, gracias a un mercado de tamaño ampliado. Fasecolda afirma que el aumento en el número de asegurados ha sido del 14% en los primeros nueve meses del año, con lo que se llegó a más de un millón de usuarios, de un total de 5 millones de vehículos. José Luis Plana, de Liberty Seguros, ratifica la caída en los precios, al decir que, "la tasa promedio del mercado se ha reducido en un 17% en 2006".

La estrategia de las aseguradoras incluye la diferenciación de sus productos. Por ejemplo, una aseguradora ofrece una póliza de la mujer, la cual cubre los costos, hasta determinado valor, de cirugías plásticas por eventuales lesiones estéticas faciales.

En Colseguros, la segunda del sector con 137.407 vehículos asegurados a septiembre pasado, el enfoque se basa menos en la reducción de precios. Para Camilo Cano, director nacional de prevención de la compañía, el efecto de la guerra de tarifas haría que "tengamos muchos más riesgos asegurados en nuestras carreteras con menores primas, lo cual podría conllevar en el mediano plazo al deterioro de los resultados".

Por este motivo, la empresa ha decidido concentrarse en la provisión de nuevos productos y dar mayores valores agregados a sus clientes, a precios competitivos en el mercado, pero sin ser los más baratos. Estos servicios incluyen conductor para personas alicoradas, vehículo de reemplazo en caso de siniestro, asistencia médica en el lugar del accidente con abogados, descuentos en productos y servicios referentes al vehículo, entre otros.

Otro caso es el de Liberty Seguros, que tenía 200.667 vehículos cubiertos a septiembre de este año. "Mientras nuestros asegurados en este ramo crecieron un 25% en los primeros 10 meses de 2006, la suma total de las primas solo ha aumentado 24%", afirma José Luis Plana, lo cual indicaría que el valor de la prima promedio ha disminuido. Aparte de la reducción en las tasas que se les cobran a los clientes, Liberty ofrece productos para nichos específicos de mercado, con mayores valores y énfasis en un servicio de calidad a los afiliados. Entre estos valores agregados se cuentan nuevos amparos, asistencia odontológica, asistencia prelegal, ayuda en el trámite de multas, atención del siniestro en el lugar del accidente y la reciente mejora de su call center.

En contraste, la mayor competencia en el mercado no se ha traducido en menores tarifas para el seguro obligatorio, conocido como Soat, el cual está regulado por la Superintendencia Financiera y en el que las aseguradoras autorizadas deben cobrar la misma tasa y cubrir los mismos riesgos. La tasa para cada tipo de vehículo es definida según un estudio actuarial de riesgo que data de 2001, cuando el parque automotor y los riesgos que éste enfrentaba tenían una composición diferente a la actual. Para enero de 2007 se revisarán las tasas, con base en un nuevo estudio, que "tomará en cuenta el notorio incremento en el número de motocicletas aseguradas, frente al de autos familiares; así como los riesgos a los que está sujeto todo el parque automotor en la actualidad", dice Ricardo Gaviria de Fasecolda.    

Pero todo indica que la evolución del mercado es favorable. Además, más allá de cuál sea la razón, lo cierto es que los beneficiados directos parecen ser los consumidores. Estos no solo tienen más de dónde escoger a partir de precios menores que en el pasado, sino también tienen ante ellos una amplia gama de servicios y productos para elegir de acuerdo con sus capacidades de pago y sus necesidades.