Archivo

A los soldados del papa no les permitieron celebrar Navidad ni Año Nuevo

Según oficiales de la Guardia Suiza, la norma que les prohíbe estar por fuera del cuartel después de medianoche no se levantó durante las fiestas, contrario a lo que había sucedido en años anteriores.

03 de enero 2007 , 12:00 a.m.

"No es posible que el coronel Theodore Mader nos prohíba salir a las fiestas de recibimiento de la Navidad y el Año Nuevo y él en cambio sí lo haga", afirmo un miembro de la Guardia que pidió reserva de su nombre.

Las diferentes versiones sobre excesos del coronel Mader, según algunos integrantes de la Guardia Suiza, llegan inclusive al supuesto decomiso de algunos regalos a los soldados para usarlos a su bien personal.

Uno de estos testimonios es de un uniformado que afirmó que admiradores de la Guardia habían enviado una caja con 25 botellas de un exclusivo vino suizo y al terminar su turno de guardia encontró que le habían confiscado 20 botellas, según su versión, para uso personal del comandante.

El coronel Mader desmintió lo dicho por sus subalternos y aseguró que no ha habido ninguna medida severa durante las fiestas.

Incluso aseguró que las denuncias pierden su peso porque las declaraciones a la prensa de que hay una tradición de celebrar la Navidad en la terraza del cuartel son incoherentes, pues este no tiene terraza.

Mader aseveró que gracias a que la Guardia Suiza es un ejército pequeño se puede mantener un diálogo constante entre sus integrantes y que estos soldados saben que proteger a Su Santidad es un privilegio que han asumido con responsabilidad y mística.

Cadena de escándalos

No es la primera vez que hay un escándalo alrededor de este ejército, cuya misión es velar por la seguridad del guía espiritual de más de mil millones de católicos en el mundo.

Hace poco se conocieron denuncias de que el comandante de la Guardia castigó fuertemente a unos soldados, a quienes sorprendieron el pasado verano en vestido de baño bronceándose en una zona cercana al cuartel, ubicado a 50 metros de la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.

Quizá uno de los casos más misteriosos de los últimos años ocurrió en 1998, cuando el asistente del coronel de entonces asesinó a tiros a este y a su esposa, y luego se suicidó.

Y aunque el Vaticano aseguró entonces que el motivo fue laboral, otras versiones apuntan a un crimen pasional debido a una supuesta relación amorosa que existía entre el soldado y la esposa del comandante.

Otro caso de violencia que también implicó al comandante y a un soldado ocurrió en 1959, cuando un miembro de la Guardia disparó en contra del coronel Robert Nunlist, quien lo había castigado. A pesar de continuos disparos y de que el soldado intentó suicidarse, ninguno tuvo heridas de consideración.

¿Qué es y qué hace la Guardia Suiza?

La Guardia Suiza, el ejército más pequeño del mundo, fue fundada el 21 de enero 1506. Está conformada por unos 130 hombres, que protegen las 44 hectáreas del estado Vaticano.

El propósito de los soldados es resguardar al Sumo Pontífice en todo momento, incluso con su propia vida. Para esto se entrenan en el manejo de la espada y las alabardas (lanzas suizas). Sin embargo, dentro de su uniforme llevan oculto gas lacrimógeno, y cuando ascienden a sargento les asignan dos granadas y una moderna pistola automática Sieg 75 de fabricación suiza.

Para ingresar a este selecto ejército se debe ser suizo, católico, soltero, tener entre 20 y 30 años, medir mínimo 174 centímetros y servir al menos dos años, tener "reputación intachable" y saber artes marciales. Los guardias reciben 1.500 euros (unos 4,4 millones de pesos) al mes.

El uniforme que visten los soldados fue diseñado a comienzos del siglo pasado a partir del modelo que se atribuye a Miguel Ángel, con el yelmo, ornado con una pluma roja, guantes blancos y una coraza.

En 2003, Dhani Bachmann, un joven indio de tez negra adoptado por una familia suiza, ingresó como oficial de la guardia. Es la única persona de color que pertenece a la Guardia.

NÉSTOR PONGUTA PUERTO
PARA EL TIEMPO
ROMA (ITALIA)