Archivo

Carnaval de Blancos y Negros comenzó con colorido desfile de cuatro kilómetros en Pasto

Comparsas de municipios y corregimientos fueron las encargadas de abrir la fiesta de cinco días. Aún no se ha visto el talco y el betún.

02 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Al ritmo de san juanitos y corridos, unos mil campesinos, duendes, brujas y personajes típicos de Nariño llenaron de color y fantasía el primer día del Carnaval de Negros y Blancos en Pasto.

A las 9 de la mañana, las comparsas venidas de diferentes corregimientos de la capital nariñense y municipios vecinos tomaron la senda del carnaval, una ruta de cuatro kilómetros que deslumbró a cientos de asistentes que a lado y lado de la vía no querían perderse detalle del Desfile de Colonias.

Fueron nueve grupos los encargados de animar a los pastusos y turistas que empezaron a llegar para divertirse en la primera fiesta del año.

La apertura les correspondió a los 50 delegados de Túquerres, un municipio a una hora y media de la capital, que vestidos con ruanas tradicionales le pusieron sabor a la mañana soleada con su banda municipal.

A esta rumba le siguió la de Tablón de Gómez, otro municipio a tres horas de la ciudad, en el norte de Nariño.

Como encantados, brujas y brujos, algunos en bicicletas, recorrieron los caminos serpenteantes desde Sapuyés hasta Pasto. Durante el trayecto, la reina del Carnaval repartía bebidas típicas de la región.

"Qué viva Pasto ¡carajo!", retumbaba entre el río de color y alegría que se confundía por las calles del norte y terminaba como un eco en la Plaza del Carnaval.

La harina, la espuma y el betún no se vieron ayer, porque para estos elementos insignia de las fiestas hay un día especial, aunque no faltó uno que otro que los reclamaba.

"Esto es lo máximo y es una invitación a los colombianos y a todo el que quiera venir a estas tierras para disfrutar de un verdadero carnaval", dijo Pedro Imbajoa, uno de los asitentes.

Pero lo mejor llegó cuando los 70 integrantes de la delegación de Providencia aparecieron con una carroza cargada de productos tradicionales que iban presentando al público al son de la música.

"Aquí lo que tenemos es cultura para mostrar y una raza que no se rinde pese a las adversidades y las amenazas del volcán Galeras", decía una mujer en la multitud.

Una a una las comparsas entregaron sus mejores representaciones que finalizaron en la Plaza del Carnaval hacia las 2 de la tarde, para darle paso a los 200 jinetes y sus razas en un imponente desfile equino.

De esa manera los pastusos le rindieron homenaje a la Virgen de las Mercedes y le pidieron 'licencia' para iniciar estos cinco días de Carnaval.

Las papayeras y bandas musicales encargadas de amenizar la fiesta, exposiciones artesanales y la mejor muestra gastronómica de la región cerraron en la Concha Acústica Agustín Agualongo la primera jornada de la fiesta pastusa, pero dejaron el camino listo para que hoy desfile desde muy temprano la alegría y la creatividad infantil.

El turno es para las 27 carrozas del Carnavalito, que con papel y pegante transforman personajes típicos, tradiciones y cuentos fantásticos en bellas obras de arte que ruedan por la ciudad para dejar con la boca abierta a más de uno.

Los protagonistas de esta jornada son los niños que, además de crear sus carrozas, comparsas, murgas y disfraces, son los encargados de dirigirlas.

PASTO