Archivo

El Papa Benedicto XVI oró para que el 2007 sea un año de paz

Imploró a los gobiernos del mundo que trabajen por los derechos humanos y repudien la guerra y la violencia, ante decenas de miles de feligreses que se congregaron en la Plaza de San Pedro.

01 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El pontífice hizo un llamado a los líderes mundiales y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: "Actualmente se habla mucho de los derechos humanos, pero con frecuencia se olvida que necesitan un cimiento estable, no uno relativo, no uno que esté sujeto a opinión'', manifestó el Papa durante su bendición del mediodía a los feligreses.

''El respeto por la dignidad comienza con el reconocimiento de la protección del derecho a vivir y a profesar libremente la religión de uno'', expresó Benedicto XVI.

El Papa oró para que la gente desarrolle un ''respeto sagrado por cada persona y un repudio firme de la guerra y la violencia'', e instó a todos a ser ''constructores sinceros y valientes de la paz''.

Antes, en su homilía en la Basílica de San Pedro durante la misa del Año Nuevo, el pontífice dijo que la paz era ''un regalo para invocar con oraciones, una tarea para realizar con valentía, sin cansarse nunca''.

El Vaticano celebra el primero de enero como el Día Mundial de la Paz. Miles de personas participaron en una marcha pacífica que terminó en la Santa Sede.

CIUDAD DEL VATICANO
Con AP