Archivo

El 'golpe bajo' que Trump guardó para el próximo debate

El republicano dijo que atacaría a la candidata con el pasado sexual de su esposo Bill Clinton.

notitle
28 de septiembre 2016 , 08:53 a.m.

Clinton y Trump chocaron sobre sus propuestas en el primer debate del pasado lunes, un ‘show’ televisivo observado por millones de espectadores y en el que la demócrata salió mejor parada según los principales analistas políticos.

Tras una neumonía y dos semanas de casi ausencia la exsecretaria de Estado de 68 años demostró que estaba en plena forma; el magnate de 70 años no logró desestabilizarla.

Trump dijo a Fox News estar satisfecho con el debate, pero se quejó de que el moderador Lester Holt no insistió en los "escándalos" de Clinton, en referencia a las polémicas sobre los correos electrónicos y el ataque a la embajada norteamericana en Libia.

El candidato republicano sugirió además que en los próximos debates podría traer a colación el tumultuoso pasado sexual de Bill Clinton. "Podría atacarla más duramente en ciertas formas. Realmente fui menos duro porque no quería herir los sentimientos de nadie", afirmó.

A seis semanas de las elecciones, Clinton criticó la carencia de idoneidad de Trump para ser presidente. "Tú vives en tu propia realidad", dijo intentando proyectar una imagen de seriedad y experiencia.

De su lado, Trump jugó al 'outsider' y apeló al cansancio de la clase trabajadora con los políticos tradicionales. "Hillary tiene experiencia, pero es mala, mala experiencia", dijo el millonario de 70 años, y la acusó de generar un "caos completo" en Medio Oriente durante su gestión como secretaria de Estado. (Además: Hillary y Trump llegan empatados al primer debate)

A medida que el duelo avanzaba, Trump recurrió a su retórica característica, interrumpiendo repetidamente a Clinton y gritando "mentira" a las afirmaciones de su oponente.

En apariencia irritado, en un momento volteó los ojos emitiendo un "ugh" de frustración. "Muchos norteamericanos recordarán el programa de esta noche y verán a una persona que está preparada para ser presidenta de Estados Unidos, enfrentada a un impostor", afirmó John Hudak, miembro del Brookings Institute. "No se vio un desempeño perfecto de Hillary Clinton, sino más bien un desempeño imperfecto, como se podía prever, de su oponente", declaró a la AFP.

CON AGENCIAS