Archivo

Memoria y paz

Solo si estamos en paz con nosotros mismos podemos lograr la paz total.

notitle
22 de septiembre 2016 , 06:17 p.m.

Cuando me invitan al Festival de la comuna 13 de Medellín me siento feliz y orgulloso de asistir, como si fuera a Cannes o Venecia, y especialmente este año, porque esta es la misión del Festival:

‘El cine: entre historias de resistencias y construcciones de paz’, 6.° Festival de Cine y Video Comuna 13 ‘La otra historia’.

Cuando Mauricio Vélez, originario de las comunas y fotógrafo de fama internacional, gran votante y propagandista del Sí a la paz, llegó a Medellín para dictar una conferencia sobre su nuevo libro, Memoria y paz, los muchachos de la comuna 13 y los organizadores del 6.° Festival de Cine y Televisión Comunitaria quedaron encantados con la vida profesional de este hombre, uno de los grandes y más prolíficos artistas de la cámara, y sobre todo por la realización de este libro, que es el compendio de años de trabajo, de millares de retratos, de un amor infinito por Colombia y de una firme voluntad de paz.

La confianza en la bondad del proyecto fue tanta que Mauricio se atrevió a pedir unas declaraciones sobre la paz a dos de los líderes más carismáticos del mundo actual: el papa Francisco y el Dalái Lama. Ambos autores de la paz, pero también muy difíciles de contactar. Sin embargo, Mauricio sabía lo que hacía y que estaba pidiendo algo acorde con el compromiso con la paz que los dos personajes mantenían en todos sus discursos.

Las peripecias de Mauricio para llegar a estas dos superestrellas de la paz mundial fueron muchas y desgastadoras, mas al final, gracias a la ayuda de embajadores y amigos, logró unas declaraciones de los dos que estarán incluidas en el libro; pero el Dalái Lama aportó algo más: un mandala shanti para la paz de Colombia. Mandala, en sánscrito, significa ‘círculo’ y es una forma de arte que un sinnúmero de monjes budistas elaboran con arenas coloradas y una enorme paciencia, y que sucesivamente se destruyen para simbolizar la no permanencia del mundo material.

El mandala shanti busca la paz interior, porque solo si estamos en paz con nosotros mismos podemos lograr la paz total.

Om, shanti, shanti, shanti. Om, sea todo paz, sea todo paz, sea todo paz.

Salvo Basile