Archivo

Declarar calamidad por problema de agua, única salida para Salento

La Unidad Nacional del Gestión del Riesgo recomendó esta medida para el municipio.

notitle
16 de septiembre 2016 , 09:05 a.m.

A través de la declaratoria de calamidad pública en el municipio de Salento (Quindío) se buscará garantizar el suministro de agua en esta localidad, que desde hace casi dos meses está bajo racionamiento.

En una reunión entre el director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo (Ungrd), Carlos Iván Márquez; el Gobernador del Quindío, Carlos Osorio, y el alcalde de Salento, Juan Miguel Galvis, se determinó declarar la calamidad por desabastecimiento y falta de agua. (Lea también: Salento enfrenta su peor crisis por falta de agua).

Con esta medida se busca la aprobación de recursos de manera expedita que permitan la instalación de depósitos de agua de unos 20 mil litros, que estarían ubicados en varios sectores del municipio y que serían abastecidos constantemente.

“Este municipio tiene un problema de agua porque su fuente de oferta hacia el acueducto ha bajado los niveles por impacto del fenómeno del Niño y por cuenta de la naturaleza”, señaló el director de la Ungrd. (Lea también: Por falta de agua, en Salento buscan otras fuentes hídricas).

También se buscará agua subterránea mediante un pozo para mejorar el abastecimiento del líquido. Las autoridades se comprometieron en la elaboración de un plan de acción que permita adoptar nuevas medidas a mediano plazo, que se conocerán en octubre.

Por su parte, el mandatario de Salento, quien ya había dicho hace unos días que, de no encontrar una solución para evitar el racionamiento de agua, declararía la urgencia manifiesta, señaló que “no tenemos agua para abastecer a todas las personas, entonces jurídicamente lo vamos analizar para proceder, pero yo creo que ya tenemos una luz verde para poder hacer la declaratoria de calamidad”.

El gobernador Osorio dijo que se buscaron diferentes soluciones. “Se trata de que hay una emergencia que es manifiesta, el hecho que los habitantes de Salento no tengan agua implica una responsabilidad nuestra. Entonces, si a nosotros, la Ungrd nos dice: ‘ustedes allí tienen una emergencia y deben declararla’, ese es el procedimiento que se debe seguir”.

El acueducto de Salento se abastece de las quebradas Cruz Gorda, Corozal, Cristalina y Bolivia, que están a punto de secarse. Ya solo producen 8 litros por segundo cuando antes llegaban a 20 litros por segundo. Los habitantes del municipio llevan más de un mes lidiando con un racionamiento de agua que dura entre 12 y 15 horas diarias.

Para el dueño de la fonda y restaurante Los Arrieros, Leonardo Arcila, el turismo es el más afectado. “Este es un municipio muy turístico. Aquí viene gente de todo el mundo y es incómodo para las personas porque no hay agua”.
El alcalde propuso, hace unos días, que le den una concesión de agua en el río Quindío para salvar al municipio del racionamiento.

ARMENIA