Archivo

Coqueteos al Sí y al No

Faltan 17 días. Que el día electoral sea pacífico, alegrón, soleado y de tenis para regia caminata.

notitle
13 de septiembre 2016 , 08:40 p.m.

Si querían agua, llegó a borbotones. Desde la calle, desde los buses, edificios, teatros, restaurantes y bares, se ve altísimo apoyo al Sí que pregonan los ministros, los diarios, la televisión, los amigos del Gobierno y “las fuerzas vivas del país”. A ellos los enfrentan el expresidente Álvaro Uribe y sus aliados del Centro Democrático, Carlos Holmes Trujillo, Paloma Valencia, Óscar Iván Zuluaga, Francisco Santos Calderón e Iván Duque. Ambos grupos siguen su tarea coquetona hacia los del Sí y a los del No hasta en los aguaceros. Faltan 17 días. Que el día electoral sea pacífico, alegrón, soleado y de tenis para regia caminata.

“Ese bárbaro Donald Trump es un belicoso, un inepto para gobernar a los Estados Unidos”, dijo mi madrileño amigo Miguel Tassara. Yo fui prudente, dije que Donald Trump es un fantoche, un vanidoso que decidió hacerse candidato presidencial para sumarlo a su currículum. “Mundo perro”, diría el peliculero Salvo Basile, que este Gary Cooper de pizzería le gane a Hillary el puesto presidencial que hoy ocupa el pacifista Obama.

Por ser médica, mi pareja, Lulita Arango, se interesó por el desmayo de Hillary donde Bin Laden hizo estallar dos aviones repletos. Ella, desconfiando de ese desmayo, me preguntó: “¿Qué puede pasarle al pacto Gobierno-Farc si sube Trump a presidente? Como soy un anti-Trump, no había pensado en esa pesadilla. Le respondí que ese buscapleitos podría pedirle a Juan Manuel Santos que le extradite a EE. UU. a siete comandantes guerrilleros, para crearle un problemón. ¿Y Santos le daría gusto? Nunca, ojalá le diga ‘tuku-suku’, que traduce ‘tiene huevo’. Yo le aconsejaría al señor presidente Santos que en su charla telefónica con mister Trump lo despida diciéndole: “Gracias, señor, por su llamada; le llamo luego, voy a un almuerzo con el ciclista Nairo Quintana, un héroe nacional”.

Seguro, si Trump derrota a la enferma Hillary, sería un saboteador del acuerdo Gobierno-Farc. Les pediría dólares por millones, y la dirigencia guerrillera ha dicho que nada tienen. De pronto regalaron sus millonadas a los pobres del Putumayo. Pilas: a bailarse el vallenato del Sí y el No. Y recen para que no derroten a Hillary. Según Shakira: triunfo machista de Trump, otra derrota para el mundo femenino. ¡Y el mundo anda fatal, manejado por los hombres!

Poncho Rentería