Archivo

'El blues les pertenece a todos': Billy Branch

El músico es uno de los invitados de la edición 28 del Festival Internacional de Jazz de Bogotá.

notitle
13 de septiembre 2016 , 04:44 p.m.

“Compré mi primera armónica a los 11 años. Yo no sabía nada de blues, pero el 30 de agosto de 1969, a mis 17, fue la primera vez en mi vida que lo ‘vi’ (...) Siete años después, estaba en la banda de Willie Dixon. De tal forma me afectó el blues”.

Así recuerda Billy Branch esa punzada que lo convirtió en bluesman. La fecha es muy específica: ese día se dio el primer Chicago Blues Fest, que produjo el legendario Willie Dixon: “Es lo más grande que se haya hecho en la historia, estaban él, Koko Taylor, Bo Diddley, Junior Wells, Muddy Waters, Sleepy John Estes, Johnny Littlejohn, Homesick James, eran como 40 leyendas juntas”. La liga de los gigantes, hoy desaparecida, y Branch estaba ahí para recibir la posta. (Lea también: Con cinco festivales, Colombia se llena de jazz)

El músico, hoy de 65 años, es uno de los invitados a la edición 28 del Festival Internacional de Jazz del Teatro Libre, que comenzó ayer con figuras como Marcus Roberts, Catherine Russell, Samy Thiébault y Jorge Fadul. Branch cerrará el evento el sábado, con su banda Sons of Blues, al estilo Chicago.

Esta fue precisamente una consecuencia de esa transferencia generacional: armó la banda de hijos del blues con Freddie Dixon, hijo de Willie, y Lurrie Bell, hijo de Carey Bell. También se les unió Mose Rutues Jr. Pero esa siguiente generación también está viviendo el ocaso.

“Actualmente tenemos una versión más joven del Sons of Blues, porque Nick Charles, mi bajista por 20 años, falleció en 2014, y Mose se siente muy mal como para seguir. Tuve que reemplazarlos”, reconoce Branch.

Willie Dixon (compositor de Hoochie Coochie Man, Little Red Rooster, I Just Want to Make Love to You, Spoonful, por mencionar algunas), “fue un punto crítico en mi camino como artista, era aprender a tocar en un nivel mucho más alto. Antes de unirme a su banda, yo pensaba que era bueno pero rápidamente entendí que tenía mucho más que aprender –cuenta Branch–. También con él aprendí el valor del blues en términos de su contexto histórico. Él fue muy entendedor del papel de este sonido en la historia musical de Estados Unidos. Constantemente hablaba de eso”.

Hoy, cuando el blues ya concentra un catálogo de artistas colombianos y ha habido intercambios sonoros entre Chicago y Bogotá como el jam del estadounidense Tail Dragger con músicos de acá, o los viajes sonoros por el Mississippi del pereirano Carlos Elliot Jr., Branch explica que en el fondo está la universalidad de esta música. (Lea también: Colombia es escenario de jazz en cinco ciudades)

“El blues es la música a la que todo el mundo puede relacionarse. Esta es la única forma de entenderlo. No tienes que hablar el idioma porque es el sentimiento el que se expresa a través de sus músicos. Creo que eso fue lo que lo volvió tan popular –explica–. El blues nunca morirá, como la música tampoco morirá”.

Pese a la inclemencia del paso del tiempo sobre el género, no hay tristeza en Branch: “El hecho es que muchos de los estilos auténticos sí se han extinguido porque sus intérpretes han muerto, por ejemplo el estilo de piano de Sunnyland Slim o Jimmy Walker; esa cosa maravillosamente legendaria del blues que tuve el privilegio de ver de primera mano, tantas leyendas, eso no lo vas a volver a ver, eso pertenece a una era”.

Cuándo y dónde

Teatro Libre de Chapinero.
Miércoles, Marcus Roberts Trio; jueves: S. Thiébault y J. Fadul; viernes, Catherine Russel, y sábado, Branch.
Boletas en Tuboleta.com.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento