Archivo

Caducidad de productos reunió a dos empresas

Reto premió métodos para impedir desperdicio de alimentos

notitle
10 de septiembre 2016 , 05:52 p.m.

La devolución de alimentos es una problemática muy compleja en nuestra industria. Evidenciamos que, cada año, cerca de dos mil toneladas de productos aptos para el consumo humano estaban siendo devueltas a las grandes superficies”.

Así explica Santiago Molano, director de asuntos corporativos de Ramo, la preocupación que le surgió a la empresa, el año pasado, cuando decidió impulsar un proyecto que buscaba a innovadores para que solucionaran esta problemática. Lo hicieron junto con Alpina, que también compartía esta inquietud, por lo que ambas empresas optaron por lanzar un reto conjunto, para los emprendedores colombianos.

Por diversos factores, algunos productos se quedan en los supermercados, pierden vigencia y terminan perdiéndose, por lo que al reto llegaron 50 postulaciones ofreciendo una alternativa. Se preseleccionaron 36 ideas y convocaron a 12 solucionadores para que sustentaran sus proyectos, en el Círculo Innova.

Al final, solo dos propuestas fueron elegidas. La primera fue Profitline, catalogado como “un software de logística inversa para empresas de consumo”. El sistema identifica cuáles son los productos a los que les queda una vida útil corta y dispone un proceso de logística a fin de que sean distribuidos en tiendas de barrio, para venta inmediata.

De esa manera se aprovechan los productos y se evita que se venzan, mientras que los elementos que deben consumirse enseguida se van a un ‘banco de alimentos’ (Abaco), destinado a poblaciones de bajos recursos.

“Con Alpina comenzamos las pruebas piloto en abril, en un punto de venta de Cencosud, certificando devoluciones tres veces por semana. Ya hemos recuperado una buena cantidad de productos en buen estado”, indicó Guillermo Angarita, presidente de Profitline.

La segunda solución seleccionada por ambas compañías fue SCP, un emprendimiento de la Universidad de los Andes que convierte los alimentos a punto de vencerse en materia prima para la elaboración de concentrados para mascotas. En este proceso se pueden reusar productos caducados como yogures, mermeladas, entre otros.

Esta iniciativa es producto de años de reflexión, experiencia profesional y de diferentes ensayos a escala familiar, tanto en la piscicultura como en la producción ecológica de aves de postura y la porcicultura”, explicó Juan Camilo Mira, presidente de SCP.

Ambos proyectos hacen parte de lo que se conoce como innovación abierta, en la cual empresas de diferentes sectores se unen con un reto en común que es resuelto por creativos e innovadores.

BOGOTÁ