Archivo

El papa recibió a futbolistas de la Roma y San Lorenzo en el Vaticano

Estos equipos jugarán un partido amistoso en homenaje a las víctimas del terremoto en Italia.

notitle
02 de septiembre 2016 , 09:10 a.m.

El papa Francisco recibió este viernes en el Vaticano a las delegaciones de los equipos de fútbol del Roma italiano y del San Lorenzo de Almagro argentino, que disputarán este sábado un amistoso cuyos ingresos serán destinados a apoyar a las víctimas del terremoto que sacudió el país transalpino el 24 de agosto.

Al terminar la audiencia, el técnico del Roma Luciano Spalletti y los futbolistas entregaron al papa una camiseta del club con el nombre "Francesco" y el número 1, dorsal con el que el pontífice ha dicho en alguna ocasión que jugaba cuando era portero en su juventud, informó el Roma en su página web.

Francisco firmó la elástica del conjunto "giallorosso", que será subastada y los beneficios obtenidos con la venta también irán a parar a los damnificados por el seísmo del 24 agosto.

"El Roma expresa todo su agradecimiento al papa Francisco por la extraordinaria oportunidad concedida con la audiencia que se celebró esta mañana en el Vaticano con la delegación del San Lorenzo de Almagro, de Buenos Aires", afirmó el club italiano.

Por su parte, el papa regaló a las dos delegaciones una camiseta histórica del San Lorenzo, club del que es aficionado, y un emblema artístico del Roma, explicó la web Radiovaticana.

Los dos equipos se medirán el sábado en el estadio Olímpico en un amistoso organizado en el ámbito de la Fiesta de la Familia, promovida por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

En el duelo de este sábado, participarán el histórico capitán de los romanos Francesco Totti, el argentino Diego Perotti y todos los futbolistas que no han sido convocados por sus respectivas selecciones.

El conjunto romano informó además de que ha abierto una plataforma online para que todos los futbolistas, incluso de otros clubes, puedan dar su contribución para sostener a las víctimas del seísmo.

EFE