Archivo

Aprobado en la Cámara acto legislativo que implementa acuerdos de paz

Iniciativa, que debe surtir cuatro debates más, asegura legitimidad de los acuerdos de La Habana.

notitle
09 de diciembre 2015 , 08:21 p.m.

En menos de cuarenta y cinco minutos y sin ningún cambio de fondo, la plenaria de la Cámara aprobó en la noche de este miércoles, en cuatro de ocho debates, el proyecto de reforma constitucional que agiliza la implementación de los acuerdos de La Habana.

La discusión y votación de la iniciativa, la cual debe ser conciliada con lo aprobado en el Senado, duró un poco más de cuatro horas, un tiempo mucho menor a lo que duró el trámite de este proyecto en los tres debates anteriores.

Con la aprobación de esta iniciativa el Gobierno completó el paquete de proyectos encaminados a la paz por este año y solamente quedaron pendientes las conciliaciones de este acto legislativo y del proyecto que regula un plebiscito para la refrendación de los acuerdos.

Precisamente así lo resaltó el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, al término del debate de este miércoles.

“Con la decisión de la Cámara queda listo, solo pendiente de conciliación, el paquete legislativo y constitucional para la paz en Colombia en el 2016. La ley que convoca el plebiscito y este acto legislativo son dos instrumentos fundamentales para asegurar la legitimidad democrática de los acuerdos de La Habana y la implementación ágil, eficaz y fidedigna de los mismos en el 2017”, dijo Cristo.

El acto legislativo aprobado en la noche de este miércoles contempla la creación de una “comisión legislativa para la paz”, en la cual se les dará el primer debate a los proyectos de ley y de reforma constitucional necesarios para desarrollar lo pactado entre el Gobierno y las Farc.

Esta comisión estará conformada por los integrantes de las comisiones primeras de Senado (19 senadores) y Cámara (35 representantes) y por doce congresistas más que serán escogidos “asegurando la cuota de género y la participación de las minorías étnicas”.

Esta comisión trabajará durante seis meses, los cuales se podrán prorrogar por seis más y las votaciones en esta instancia se harán, según lo aprobado, de manera separada entre Senado y Cámara.

Adicionalmente se le darán facultades al Presidente de la República para que expida los decretos con fuerza de ley “exclusivamente necesarios para facilitar y asegurar la implementación y el desarrollo del acuerdo final”.

Estas facultades serán limitadas. “No podrán ser utilizadas para expedir actos legislativos, leyes estatutarias, leyes orgánicas, códigos ni para decretar impuestos”, reza el proyecto.

Y también tendrán límite en el tiempo: serán por 90 días prorrogables por 90 más, pero el Presidente de la República tendrá que dar un “informe” al Congreso de qué hizo durante el primer periodo y, en caso de querer alargarlo, qué planea hacer en el segundo.

El otro artículo del proyecto tiene que ver con el fondo de inversiones para la paz, el cual se implementará por los próximos 20 años. Este artículo, por propuesta de los ponentes, se simplificó de cinco párrafos a dos, pero conservando su esencia.

El coordinador de ponentes del proyecto, el representante a la Cámara por ‘la U’ Hernán Penagos, aclaró nuevamente que esta es una iniciativa “meramente instrumental” y que en ella “no se están aprobando los puntos del acuerdo” que se negocia en Cuba.

“Esta reforma constitucional es tan instrumental que si no se cumple la condición de la firma del acuerdo o los colombianos no lo refrendan mediante plebiscito el semestre entrante, simplemente el acto legislativo no aplicará”, explicó Penagos

Ausencia de uribistas

Como ha sido tradicional en los dos proyectos que acompañan el proceso de paz de La Habana (plebiscito por la paz y acto legislativo para implementación de acuerdos), el Centro Democrático presentó una ponencia pidiendo el hundimiento de la iniciativa, la cual fue derrotada.

El representante a la Cámara uribista Pierre García, quien también es segundo vicepresidente de la corporación, explicó que “no se conocen todavía los acuerdos de La Habana y ya se están aprobando leyes habilitantes y facultades que no nos parecen”.

“Creemos que tenemos que encontrar mecanismos más participativos y no que haya un ‘congresito’ que en últimas terminará en un ‘gobiernito’”, afirmó García.

El ministro Cristo se refirió a la ausencia del Centro Democrático, el más grande opositor al gobierno del presidente Juan Manuel Santos en el tema de la paz, y dijo que ese partido tuvo “en extenso” la oportunidad de sustentar por qué pedía el archivo del proyecto.

“El Centro Democrático no está de acuerdo con la manera como se conduce el proceso de paz en La Habana y obviamente como no está de acuerdo con el proceso tampoco con la implementación. Es una posición legítima, respetable y válida que el Gobierno Nacional no comparte, pero respeta”, afirmó el Ministro.

El texto aprobado en la noche de este miércoles debe ser conciliado con el aprobado en la plenaria del Senado para luego cumplir su segunda vuelta, es decir cuatro debates más, los cuales deberán surtirse entre el 16 de marzo y el 20 de junio del próximo año.

POLÍTICA