Archivo

Cuatro consejos para una adopción feliz de mascota

Estos son algunos tips que pueden ayudar a su nueva mascota a adaptarse a la familia.

notitle
30 de junio 2015 , 11:37 a.m.

La adopción se ha convertido en una de las opciones más populares para tener una mascota en la familia, pues es relativamente económica y, además, les permite ofrecer una mejor vida a animales desamparados. Sin embargo, muchos adoptantes regresan a estos perros y gatos a las fundaciones porque no lograron acoplarse a su nuevo hogar.

Más preocupante aún es el número de mascotas que ni siquiera son devueltas y, en cambio, terminan de nuevo en la calle. Las razones por las que los amos se deshacen de ellas son varias: creen que son agresivas, son incapaces de educarlas, porque causan destrozos en el hogar, les preocupa que sean foco de enfermedades o simplemente no logran conectarse con ellas.
Por eso la adopción es un acto de responsabilidad y es importante que no lo tome a la ligera y lo asuma sabiendo que este es un compromiso a largo plazo. Aquí algunas sugerencias para ayudar a su peludo amigo en el proceso de adaptarse a su nuevo hogar.

Un acuerdo de familia

Aunque quiera sorprender a sus hijos llevándoles un perro, decidir si hay espacio para un miembro más en la familia debe involucrar a todos los que la conforman, incluso a los más pequeños.

“Nosotros recomendamos que al momento de adoptar, los papás traigan a sus hijos a interactuar con los animales. Mirar si hay una conexión entre la familia y la mascota es muy importante, porque muchas veces un perro puede sentirse cómodo solo con un miembro del hogar, pero no con los demás”, afirma María Cristina Calderón, directora de la Fundación Voz Animal y vocera del programa Adóptame.

También recuerde que las responsabilidades del cuidado y paseo son compartidas. Y tenga en cuenta que los animales no son objetos para regalar a sus hijos, sino seres vivos que merecen respeto y cariño.

La edad sí importa

Los cachorros son adorables, de eso no hay duda, pero algunos expertos recomiendan adoptar mascotas adultas o jóvenes por las ventajas que estas tienen sobre las más pequeñas.

“Durante los primeros tres meses los cachorros son especialmente susceptibles a virus y enfermedades y por tanto más proclives a morir. Mientras que una mascota adulta ya tiene una resistencia contra la mayoría de enfermedades”, explica Calderón.

Adicionalmente, a un animal adulto ya se le puede conocer su carácter, por lo que es más fácil detectar si es agresivo, calmado, hiperactivo o dependiente. Otra ventaja es que algunas razas, como es el caso de los golden retriever, crecen mucho desde que son cachorros, por lo que es mejor que usted conozca el tamaño del animal que va a llevar a casa, de esa manera tanto él como los miembros de la familia no van a sufrir por la falta de espacio a medida que el tiempo pase.

Finalmente, aunque muchas personas creen que entrenar perros y gatos adultos es difícil, lo cierto es que la edad no es un impedimento para que ellos aprendan las reglas del hogar.

La salud es primero

Casi todos los programas o casas de adopción de mascotas entregan vacunados y castrados a los animales, a menos que estos sean muy jóvenes para someterse a estos procedimientos o se desconozca aún si sufren de alguna patología particular. Por esta razón, si adopta directamente en una fundación le entregarán un carné de vacunas y toda la información que debe saber sobre el estado de salud de su perro o gato.

Ahora, supongamos que usted recogió a su mascota directamente de la calle. En este caso tiene dos opciones: puede llevarlo a un veterinario y verificar si tiene alguna enfermedad o problema de salud, o puede llevarlo a alguna fundación para que ellos se encarguen de vacunarlo y resocializarlo (acostumbrarlo a la compañía humana) para que usted lo recoja cuando el proceso sea completado. Obviamente tendrá que hacerse cargo de los costos, pero en la mayoría de los casos esta opción es más económica que acudir a un especialista.

Por último, no entre en pánico si la llegada de la nueva mascota coincide con síntomas de enfermedad en miembros de la familia. “Antes de realizar suposiciones llévela a una clínica y verifique si esta es el foco de la afección”, afirma Bertha Guarnizo, coordinadora del programa Salva a un Amigo.

Mimos y regaños

Cuando lleve al nuevo miembro al hogar debe recordar que muchos de estos animales han pasado por ambientes hostiles y en algunos casos pueden mostrarse desconfiados o incluso temerosos a salir a la calle por miedo a ser abandonados de nuevo (lo que puede ocasionar problemas a la hora de llevarlos a hacer las heces y los paseos).

Lo más importante es ser estricto, pero sin recurrir a golpes o castigos severos: “Un golpecito en la pata cuando hacen algo malo o un ‘no’ con un tono firme es más que suficiente”, afirma Guarnizo.

Si adopta un animal es para pasar tiempo con él. No lo deje abandonado todo el día en una terraza ni lo evite cuando llegue cansado a casa. Recuerde que lo que más necesita es mucho afecto de sus amos.

JEFFREY RAMOS GONZÁLEZ