Archivo

Fotógrafo colombiano volvió canción su experiencia judicial

Rafael Cataño se desempeña como reportero, oficio que alterna con el de compositor y cantante.

notitle
29 de junio 2015 , 06:52 p.m.

Todos los días, desde hace tres años, Rafael Arcángel Cataño Abadía corre en su moto a una cita con la muerte. A veces son dos o tres veces en el día. En su oficio debe registrar la violencia que sacude la ciudad.

Cataño se desempeña como reportero gráfico judicial y es ojos y oídos atentos ante hechos violentos, fatales accidentes, catástrofes naturales y otros hechos, de duras escenas de dolor y tragedia que se viven todos los días en una 2,5 millones de habitantes y con un promedio de cuatro homicidios diarios.

Esa cotidianidad no le ha hecho perder su sensibilidad. El impacto de ver de cara a la muerte cada día y tantas escenas de dolor por parte de padres, hermanos, amigos, esposas, hijos ante la pérdida de un ser querido no solo ha quedado en su cámara sino que compuso una canción sobre esos hechos e hizo de la violencia un video.

“Como reportero gráfico del diario 'Extra' debo captar esa realidad. Me conmueven tantos dolientes cada día en la morgue de Medicina Legal y quise escribir una canción sobre esas situaciones”, dice.

Así escribió Triste realidad, en una de esas esperas en Medicina Legal y tras el diálogo con una mujer que esperaba el cadáver de un hijo. Delincuentes lo mataron por hurtarle un celular.

Con ritmo popular, Cataño canta: "la violencia que invade a mi Colombia se refleja en Medicina Legal, día a día llegan muchas personas a la espera de algún familiar".

Nacido en Caldas, el menor de 6 hermanos y con familia de origen campesino, Cataño se le ha medido a todo: desde perifoneo hasta vendedor de muebles en Argentina, de donde regresó a los 38 años, ante la falta que le hacía su familia.

Tras varios días 'varado', pudo cumplir uno de sus sueños: trabajar con un medio de comunicación. Y aunque de niño se veía como locutor, encontró en la fotografía una pasión. Tras estudiar unos semestres en una academia, entró de lleno en el mundo de las noticias judiciales.

Así, en una de esas esperas en Medicina Legal, compuso Triste Realidad, que también llevó a video. La grabación le tomó unos 20 días y fue una proeza ante la falta de recursos económicos. Así, sus contactos en el medio judicial fueron un apoyo.

La funeraria La Misión le facilitó el ataúd, las flores y otros elementos; algunas escenas se grabaron en el cementerio Jardines del Recuerdo y unas más en un parque en Cali.

También hizo escenas en el Santander de Quilichao, en norte del Cauca. Un investigador de la Policía con el que ha coincidido en más de un sitio de un homicidio también le ayudó.

Tras todas esas peripecias lo terminó y lo ‘colgó’ en Youtube. Cuenta que en solo ocho días ya tenía 2.000 visitas.
De su cotidianidad en inspecciones, juzgados y comisarías donde conoce de tantas relaciones afectivas en dificultades escribió canciones como Amor lejano, El mal marido y Reconciliación, entre otras.

Todo ese trabajo empieza a tener reconocimiento y ya ha realizado presentaciones en Cali, poblaciones del Cauca, Eje Cafetero y el Caquetá.

En su trabajo musical este reportero gráfico también tiene ‘chispa’ para el humor y la parodia, que se refleja en temas como 'Princesa Ras tas tas', grabada por By Hj prtoducciones (sic) Tatan Producciones y que dice: "lo ha bailado el presidente, el Ejército y las Farc (...) un borracho en el MÍO ras tas tas iba bailando/unas viejas lo cascaron por andarlas rastrillando".

Por encima de todo ese andar, Cataño dice que es poco dado a andar en rumbas y tragos y procura estar siempre al lado de su “No fumo, no bebo ni trago ni trasnocho. Pero muchas veces me pongo a analizar que con todo ese juicio y es cuando más se enferma uno”, dice y suelta una carcajada.

En su libreta de anotaciones con datos sobre homicidios y otros casos también hay trazos de poesía, otra de sus pasiones.

Cataño sigue en sus recorridos en motos, atento con su cámara, pero también con su cuaderno y lápiz ante la inspiración que le puede llegar en cualquier momento.

CALI