Archivo

Así se juega en América

Esta Copa se ganará con las uñas y los dientes; coronará un campeón agotado.

28 de junio 2015 , 08:32 p.m.

Dividen la pelota, van al choque, tienen más en cuenta el hombre que el balón, tiran pelotazos a dividir, van a buscar la falta y no fallan en alegar cualquier decisión arbitral. Así ha sido esta Copa América.

Tres jugadores estelares con el número 10 en su espalda llegaron a la cita continental con la obligación de demostrar lo que valen para su país.

Neymar empezó bien, contra Perú. Empató y puso la asistencia para el triunfo agónico. Pero fue perdiendo color. Contra Colombia se dejó llevar por la impotencia y la fricción; una serie de malas decisiones lo sacaron de la Copa.

James estuvo en todos los partidos de su selección, pero siempre jugó ansioso. Aceptó que su juego no fue bueno. Se fue de la Copa sin un gol o asistencia, nada parecido al 10 que llevó a Colombia a los ocho mejores del mundo.

Por último, Messi. Sigue en competencia, pero es el único que ha tenido un desempeño cuestionable Argentina antes de la Copa. Una asistencia y un gol en 8 partidos con la Albiceleste. Ha estado participativo y con ganas, pero no es el mismo del triplete culé.

Precisamente a Lionel, después del partido de cuartos, el árbitro le justificó tanto choque: porque “así se juega en América”. Esa frase resume esta columna.

La sutileza y clase de estos tres no aplica en este terreno duro. El rival les respira en la nunca y la prensa en el oído, los sacan del papel de crac y los ponen en una posición más difícil, en una en que deben pensar con cabeza fría y en equipo.

Esta Copa se ganará con las uñas y los dientes, coronará un campeón agotado, hasta cuestionado, pero digno representante de la pasión americana.

JOSÉ A. CATAMA C.
Para EL TIEMPO