Archivo

De los fracasos en los negocios solo quedan lecciones

Los análisis indican que 8 de cada 10 empresas en todo el mundo cierran antes de completar dos años.

notitle
27 de junio 2015 , 05:46 p.m.

Los cierres de empresas en el país son una constante, pero también dejan lecciones.

Las estadísticas de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) indican que en los cinco primeros meses se disolvieron 40 firmas por día, para un total de 5.994, frente, respectivamente, a 33 y 4.907 en igual periodo del 2014.

La perdurabilidad promedio de las firmas que se disolvieron fue de 12,5 años; de las micro 6; las pymes 12, y las grandes 18.

El estudio de Confecámaras detectó también que las empresas que más vivieron fueron las pertenecientes al sector agropecuario e industria, con un promedio de 15 años y servicios, con 12.

Entre tanto, las estadísticas de la Superintendencia de Sociedades señalan que en los cuatro primeros meses presentaron solicitudes de liquidación 21 sociedades, cuando un año atrás lo hicieron 46.

Además, pasó de 75 a 54 la cantidad de empresas que iniciaron procesos de reorganización.

Las cifras no asustan a Leticia Gasca, directora de FuckUp Nights, un movimiento mundial para contar historias de fracasos de negocios, pues afirma que son parte del devenir empresarial, y de las cuales inclusive se toman las mejores lecciones.

El movimiento tiene presencia en 40 países y realiza eventos en que dos o tres emprendedores intervienen ante un auditorio para explicar sus caídas en los negocios y así compartir aprendizajes y ofrecer un panorama más realista sobre los mismos.

“Es normal que se piense que la mayoría de personas que entran a un negocio deben generar riqueza, pero es porque los casos y dinámicas de estudio de las escuelas de negocios y universidades solo muestran los éxitos y no los fracasos”, explica Gasca.

Sin embargo, a nivel mundial, según esta institución, 8 de cada 10 negocios cierran antes de cumplir dos años, y si hoy se abrieran 10 pymes solo una sobreviviría en el tiempo. Por tanto, la mayoría de las compañías fracasa.

“Un factor común es la mala planeación financiera, que es previsible, y el fundador asume que al mes seis de creada la empresa va a tener ingresos suficientes para pagarse un sueldo, lo que casi nunca sucede. Y si no lo logra abandona el proyecto porque necesita un medio de subsistencia, y se vuelve a emplear”, asevera.

En América Latina también, 9 de cada 10 empresas son familiares, pero 2 de cada 3 fracasan.

No obstante, según afirma Leticia Gasca, la estructura familiar no influye en el ocaso de una firma, pues son sociedades con cohesión, y lo que cree que ocurre es que no se firman protocolos o documentos de sucesión organizados y realistas.

“Las empresas familiares fracasan en la segunda o tercera generación, pero también hay que entender que los hijos no necesariamente les interesa el negocio de los padres y les gusta otro”, añade.

Por ello, en estos casos la experta recomienda aceptar la realidad y designar un administrador profesional.

La gerente de La Boucherie –cadena francesa fundada en 1974, con 165 restaurantes en 15 países, entre ellos Colombia– Morgane Baudaire, afirma que para permanecer como empresa se debe estar en continuo crecimiento, nunca dejar de proponer y adaptarse a las necesidades de los clientes.

“También hay que buscar técnicas para estar siempre a la vanguardia optimizando el recurso humano, ya que todo está diseñado para que el proceso de servicio sea rápido”, añade.

“La innovación, el emprendimiento, la formalización, el fomento de los clústeres en sectores claves de la demanda nacional, la capacitación de la mano de obra, la calificación en estándares internacionales son aspectos fundamentales por tener en cuenta para que las empresas colombianas tengan perdurabilidad”, dijo el presidente de Confecámaras, Julián Domínguez Rivera.

Mientras que el superintendente de Sociedades, Francisco Reyes Villamizar, consideró que la eficiencia de los sistemas de los países se mide en términos no solo de la flexibilidad jurídica para crear sino para también liquidar rápidamente compañías, pues este último le permite al empresario destinar los recursos que queden rápidamente a otro proyecto.

Sin embargo, uno de los factores críticos que lleva a muchos fracasos es la incapacidad de algunos administradores para gestionar eficazmente los recursos, que generalmente son limitados y convertirlos en riqueza, y es allí donde influye el talento humano”, añade Reyes.

El alto endeudamiento sigue siendo la principal causa de las firmas que piden la liquidación ante esa entidad.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS