Archivo

Tatuadores de Bogotá ya no tendrán que hacer curso de 40 horas

Así lo determinó el Consejo de Estado tras modificar un fallo del Tribunal de Cundinamarca.

26 de junio 2015 , 11:54 a.m.

Los tatuadores de Bogotá al igual que los que se dedican a colocar piercings ya no tendrán que hacer el curso de 40 horas que les exigía el Distrito para desarrollar estas prácticas en la ciudad. Así lo determinó el Consejo de Estado al fallar una apelación interpuesta por la Administración sobre un fallo proferido por el Tribunal de Cundinamarca.

La historia judicial de esta providencia tiene su origen en una demanda que un ciudadano interpuso al Acuerdo 103 de 2003 del Concejo de Bogotá en el que dictaban medidas para proteger la práctica de tatuajes y piercing en la ciudad.

Allí se estipulaban los aspectos concernientes a proteger la salud tanto de los tatuadores como de los clientes.

En el artículo quinto se habla de que la Secretaría de Salud debe abrir un registro especial para la inscripción de las personas que se dedican a este oficio, las cuales, además, deben hacer un curso de capacitación de mínimo 40 horas.

A raíz del Acuerdo del Cabildo llegó la demanda de un ciudadano que argumentaba, entre otras, que la ley no faculta al Concejo para exigir títulos de idoneidad, con los que se prueba que determinada persona tiene una aptitud para determinada materia luego de haber cursado una formación académica.

El Tribunal de Cundinamarca, en sentencia de junio de 2010, le dio la razón al demandante y señaló que, en efecto, el Concejo de Bogotá no tenía competencia para expedir el mencionado artículo y que es solamente el Congreso el único competente para regular los títulos de idoneidad.

La Administración apeló la decisión bajo el argumento de que no debió declarar nulo el artículo quinto toda vez que el Cabildo sí tiene facultades para expedir normas que permitieran garantizar las condiciones sanitarias del Distrito Capital.

“El Acuerdo 103 de 2003 no pretendía exigir títulos de idoneidad a los perforadores o tatuadores, sino instruirlos en temas de higiene y salubridad para garantizar el cumplimiento de normas mínimas de higiene y salubridad”, fue uno de los alegatos expuestos por la Administración.

Bajo este contexto llegó el caso al Consejo de Estado que, con ponencia de la magistrada María Claudia Rojas, recordó que “el Concejo de Bogotá no puede exigir títulos de idoneidad para oficios que impliquen un riesgo social so pretexto de cumplir las funciones de inspección, control y vigilancia que tiene asignadas en el sector salud (…) dicha competencia tiene reserva legal y es una facultad exclusiva del Congreso de la República”.

Con esta decisión, el artículo quinto se modifica y los tatuadores o perforadores ya no deberán acreditar las 40 horas de capacitación para ejercer su labor.

Lo que sí se mantiene es el registro que debe manejar la Secretaría de Salud.

JUSTICIA