Archivo

Comerciantes dicen que ventas en la Séptima cayeron un 80 por ciento

Dueños de los almacenes denuncian demoras en las obras de peatonalización.

notitle
25 de junio 2015 , 09:18 p.m.

El nuevo aplazamiento de la entrega de las obras de peatonalización en la carrera 7.ª, que van desde la calle 13 hasta la calle 11 en el centro de la ciudad, ha generado malestar entre los comerciantes del sector. Según dicen, esto ha hecho que sus ventas se reduzcan.

“No hay paso ni para los de a pie ni para los carros, los escombros de las obras no dejan transitar ni vender”, dijo Jenny Gutiérrez, quien tiene su negocio de comida rápida hace más de cinco años.

A pesar de que las obras debían estar listas en febrero de 2015, y que luego por hallazgos arqueológicos fueron aplazadas para finales de junio, ayer el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) anunció un nuevo aplazamiento hasta el 25 de julio.

Esta construcción, que contará con ciclorruta, un carril exclusivo para la circulación restringida de vehículos de servicios y emergencia y un espacio para el manejo de aguas y señalización, ha reducido los ingresos en los negocios del sector. Algunos comerciantes tuvieron que cerrar sus locales porque no les alcanzaba para cubrir los gastos básicos.

“Diría que las ventas han bajado en un 80 por ciento, eso es mucho. Antes podía hacer 400.000 o 500.000 pesos en un día, ahora escasamente me hago 100.000 o 60.000, de los cuales tengo que pagar arriendo y empleados”, explicó Andrea Sandino, dueña de un almacén en el centro artesanal Plaza Bolívar de la carrera 7.ª con calle 12.

Otra de las quejas que presentan los comerciantes es por, además del ruido que generan las máquinas y los pantanos que causan las lluvias, la falta de seguridad, pues se han presentado varios los robos.

“Antes, el almacén que había enseguida de mi negocio era Diane and Geordi, pero por la falta de ingresos y los robos continuos lo quitaron; ahora el que hay es Baxter, pero va por las mismas”, dijo Carlos López.

Por su parte Carolina Barbanti, directora técnica del IDU, afirmó que “hacer obras sobre una ciudad construida es complicado. Les pedimos paciencia a los ciudadanos; estamos haciendo lo posible por finalizar rápido, incluso estamos haciendo trabajos nocturnos”.

Además agregó que debido a los hallazgos en las calles intervenidas, han tenido que trabajar de la mano con el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh) y el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural.

“Cuando empezamos diseños, contemplamos redes hidráulicas y arqueología, pero no pensamos en dejar nada expuesto. Sabíamos el impacto arqueológico de la zona, pero en esta parte de la 7.ª hay un tratamiento especial del patrimonio cultural que nos piden dejar expuesto”, explicó la ingeniera y directora técnica del IDU, Carolina Barbanti.

Con la revelación de acueducto antiguo, estructura abovedada y rieles de tranvía, actúan con el Icanh para la creación de un museo a cielo abierto para preservar la memoria histórica de la ciudad.

BOGOTÁ