Archivo

Las seis zonas de Bogotá donde más faltan colegios

Periferia de la ciudad concentra déficit en cupos. Encontrar predios, tarea difícil, según Distrito.

notitle
25 de junio 2015 , 09:18 p.m.

Las últimas discusiones entre el Distrito y el Gobierno Nacional frente a la falta de predios para invertir en construcción de aulas en la capital pusieron en evidencia la escasez de suelo para edificar colegios oficiales y el reto que ha significado para la ciudad conseguir lotes para tal fin.

Un estudio de la firma Camilo Santamaría, contratado por la Secretaría de Educación del Distrito, así lo confirmó. La investigación concluyó que seis zonas, del mismo número de localidades son las que concentran la falta de infraestructura en el corto plazo, debido a la falta de cupos y a la alta densidad de población en edad escolar que se ubica allí.

Se calcula que este déficit está en 523 barrios, donde habitan unos 394.587 niños, niñas y adolescentes en edad escolar.

El estudio, que se elaboró desde el año pasado, cobra relevancia pocos días después de que el Ministerio de Educación criticó la falta de gestión de Bogotá por no entregar predios para la construcción de 5.000 aulas con aportes que anunció la Nación.

“Cuando llegamos, no teníamos ni un solo soporte sobre dónde construir colegios. No solo identificamos las zonas deficitarias, sino que hicimos un zoom más cerca. No son las UPZ, llegamos al punto de saber los lugares exactos”, explicó Adriana González, subsecretaria de Acceso y Permanencia de la Secretaría de Educación.

Es la primera vez que la Administración cuenta con una hoja de ruta para identificar dónde adquirir predios. No obstante, el proceso no ha sido fácil por las demoras en trámites y expedición de licencias que el mismo Distrito ha reconocido.

“La estrategia no es buscar un predio en la zona alta alejada de los barrios con déficit, porque allá no es donde se va a requerir. Por ejemplo, un colegio como el Camilo Torres, cercano a los cerros, tiene un superávit del 40 por ciento porque allá no llegan los estudiantes”, explica González.

El estudio confirma este ‘despelote’ en la asignación de cupos, que obliga a los alumnos a estudiar muy lejos de sus viviendas, cuando el estándar –por ejemplo para el nivel de preescolar– no debe exceder de los 500 metros, es decir, una caminata de entre 5 y 10 minutos.

Por ejemplo, en Bosa cerca de un 10 por ciento de los estudiantes viven en otras localidades, incluso, en zonas tan alejadas como la calle 170. Esto hace que se incremente el caos en movilidad en la ciudad y que, además, el Distrito tenga que invertir recursos en 1.300 rutas escolares para poder garantizar el acceso a la educación.

Posibles soluciones

Según Luis Javier Restrepo, director del estudio, además del diagnóstico se establecieron 8 estrategias para encontrar suelo para colegios en Bogotá.

En el caso de la localidad de Bosa, se contempla por ejemplo, hacer convenios con el municipio de Soacha para aprovechar las áreas de cesión de una ciudadela de viviendas como Ciudad Verde.

En otro punto, como Ciudad Bolívar, se busca el canje de un predio de las Fuerzas Militares, cerca de Colmotores, donde se podría ubicar nueva infraestructura educativa.

Soterrar la ALO para crear espacio

Otra de las propuestas para generar espacio público y suelo para los colegios distritales es aprovechar tramos de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) con el fin de soterrar las vías y dejar en superficies lotes susceptibles de albergar colegios y otros equipamientos. Esto beneficiaría directamente a los barrios identificados con mayor déficit en el estudio del Distrito.

A la espera de acuerdos sobre 68 proyectos

A raíz de las denuncias del Gobierno Nacional sobre la nula participación de Bogotá en la convocatoria para nuevas aulas, el próximo martes, Óscar Sánchez, secretario de Educación del Distrito, y Gina Parody, ministra de Educación, se reunirán con la intención de llegar a un acuerdo sobre cómo la capital entraría a beneficiarse de la bolsa de recursos para 5.000 aulas.

“Esperamos llegar a un acuerdo con el Gobierno para que la ciudad tenga al menos 60 colegios con estos recursos”, aseguró Sánchez.

Según las cuentas del Distrito, Bogotá no solo tendría listos los predios, sino que también, para el caso, de 34 proyectos ya habría una contratación de los diseños, lo que implicaría un cambio en el modelo que viene trabajando el Ministerio de Educación Nacional (MEN) en otros municipios del país.

Otros 24 lotes quedarían listos (saneados para restitución o posible repotenciación) a finales del año para que se firme con el Gobierno Nacional la transferencia de los dineros.

Adicionalmente, otros diez sí serían nuevos lotes para colegios que arrancarían desde cero.

Desde comienzos de junio, equipos técnicos de la Secretaría y el Ministerio se vienen reuniendo para considerar el caso excepcional de Bogotá, donde hay una acentuada carencia de suelo para infraestructura.

De acuerdo con documentación de la misma Secretaría, el 17 de junio se llegó a un acuerdo con el equipo técnico del Ministerio sobre que Bogotá no podría participar en los convenios por Ley de Garantías, pero que en el transcurso de las próximas semanas se entregaría la documentación de 68 proyectos con el fin de que Findeter, encargado del estudio de viabilidad de los proyectos, pueda hacer tal análisis.

Esto con el objetivo de que se formalicen los predios y se pueda participar de la convocatoria del Ejecutivo en agosto de este año. Así, cuando deje de regir el impedimento del año electoral, se podrían firmar los convenios.
Además, el Ministerio le solicitó a la Alcaldía adelantar una identificación de los colegios donde fuera posible mejorar las aulas, los comedores escolares y las baterías sanitarias.

En lo que va de la administración Petro, la Secretaría de Educación ha conseguido 256.306 metros cuadrados. De estos, 108.103 ya se han comprado y el restante se va a adquirir este año (27.000) o se va a ceder por medio del Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (121.203 metros cuadrados).

BOGOTÁ