Archivo

Mancha de crudo ya se extiende por 7 km de playa de Tumaco

Expertos dicen que si llega a humedales, ciénagas o lagunas, se ocasionaría una terrible mortandad.

notitle
25 de junio 2015 , 09:13 p.m.

El domingo, desde el momento en que se registró una pérdida de presión en el oleoducto Trasandino, debido a la voladura de un tramo a la altura de la vereda El Pinde (Tumaco, Nariño), por parte de las Farc, las válvulas que regulan el flujo de crudo hacia el puerto desde donde se exporta se cerraron automáticamente.

Pero eso no evitó que 410.000 galones de petróleo (unos 10.000 barriles), que ya contenía el tubo, manaran a borbotones, y sin control, sobre la quebrada Pianulpí, que conecta con el río Guisa, afluente del caudaloso río Mira. (Lea: La dura batalla contra la mancha de petróleo que indigna a Colombia)

“Un derrame de estas proporciones es dramático –explicó Germán Márquez, doctor en Ecología y exdirector del Instituto de Estudios Ambientales–, pues afectó a un río muy grande e importante, como el Mira, que desemboca en el mar Pacífico y abastece de agua a Tumaco y las veredas aledañas. Esas condiciones hacen mucho más compleja la contención del daño”.

No le falta razón. A estas alturas, cerca de 80.000 habitantes del casco urbano de Tumaco y 20.000 de su área rural están sin servicio de agua potable, por culpa de la contaminación de este afluente, que abastece a su acueducto. (Además: Ecosistemas de Tumaco sufrirán afectaciones graves / Análisis)

Aunque todavía no hay un balance sobre la afectación causada a los ecosistemas de esta zona, Márquez asegura, para empezar, que el crudo tiene la capacidad de alterar el funcionamiento ecológico de los ríos: “Una parte del petróleo vertido flota, otra se hunde, y una más se disuelve; en ese escenario, el daño es sistémico. No solo los peces se afectan, también las aves, la vegetación y todos los organismos, como los gusanos y las larvas, que le dan soporte a la vida del ecosistema”, explica Márquez.

Y advierte que si el crudo alcanza humedales, ciénagas o lagunas, el daño será aún más nefasto: “Esta sustancia –señala– causa un agotamiento de los niveles de oxígeno de estos ecosistemas, lo cual desembocaría en una mortandad terrible”. (Lea también: 'Ataque de Farc causó en Tumaco el peor daño ecológico de la década')

El drama no termina ahí. De acuerdo con Márquez, la recuperación tanto de las fuentes hídricas como de la zona que fue impactada con el derrame se dará a paso lento, porque en el proceso de remover los elementos contaminantes se requiere usar sustancias que, muchas veces, tienen efectos negativos adicionales. Uno de ellos es el mal sabor que deja en el agua, de modo que pueden pasar meses antes de que esté en condiciones de volver a ser consumida. (Vídeo: así fue el derrame de petróleo en Tumaco).

Crudo alcanzó el Pacífico

La principal preocupación en este momento, sin embargo, es la contención de la mancha de crudo de más de 15 kilómetros que, de acuerdo con el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, ya causó el “peor daño ecológico de la década” en Colombia.

Después de conocerse la emergencia, Ecopetrol puso en marcha un plan de contingencia para detenerla. Aunque en un principio se instalaron cinco puntos de control, uno de ellos destinado a proteger la bocatoma del acueducto y otros cuatro en las veredas Guatal, El Pinde, Llorente y Vaquerío, fue necesario, horas después, sumar nueve, ante la evidencia de que la fuerza de las aguas del Mira imprimió velocidad al desplazamiento de la mancha de crudo. (Infografía: Así se ve afectado el ecosistema por el derrame de petróleo)

Cerca de 350 trabajadores y contratistas se trasladaron a la zona, y en breve se sumarán 350 más, que colaborarán en las labores de contención y recolección del petróleo derramado por las Farc.

Este jueves, el ministro Vallejo confirmó que el petróleo ya llegó a uno de los brazos del río que desembocan en el Pacífico, y hay cerca de 80 metros de playa con trazas de crudo.

Parte de la responsabilidad la tienen, de nuevo, actores armados de la zona, a juzgar por la denuncia de Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol: “Lamentablemente, personas armadas no nos dejaron entrar a intervenir un brazo del río Mira cuando se abre para llegar al Pacífico, y por ahí está llegando ya una línea de petróleo al océano. Es una línea delgada, por lo pronto, pero ya está en el Pacífico”.

Aclaró, sin embargo, que la Fuerza Pública ya intervino exitosamente, y se instalaron 1.000 metros de barreras oceánicas, que llegarán a ser 3.000 en los próximos días, para detener el crudo.

El arribo de este material contaminante al océano preocupa a todo el mundo, en particular a los pescadores, que de hecho ya vieron afectado su trabajo por culpa de la acción de las Farc.

De acuerdo con Germán Márquez, la llegada de la mancha al mar no representa riesgos inmediatos, pues la dilución del crudo es mucho más grande, pero advierte que la superficie del agua sí estará contaminada.

REDACCIÓN VIDA