Archivo

El 'Gemelo Halcón 2' pelea por la lucha libre en Bogotá

El bogotano tiene una escuela de formación y da la pelea para seguir el ejemplo del 'Rayo de Plata'.

notitle
25 de junio 2015 , 06:19 p.m.

“Vengo pica que pica probando amores de rosa en rosa… Yo soy un pajarillo que entre las flores goza que goza”.

Con esa entonación del tema ‘Pica que pica’, que hizo célebre el legendario cantante mexicano Vicente Fernández, salta al cuadrilátero el ‘Gemelo Halcón 2’, luchador bogotano con 22 años de trayectoria y quien se siente orgulloso de haber sido uno de los últimos alumnos, junto a su hermano gemelo, del famoso ‘Rayo de Plata’, exponente que hace parte de la historia dorada de la lucha libre colombiana, por allá en las décadas del 70 y 80.

En esas veladas, el ferviente público cubría las graderías de la plaza de toros La Santamaría, el coliseo El Campín y, posteriormente, el coliseo ubicado en la avenida 1.° de Mayo con avenida Caracas, donde se ponía como gancho a la afición el famoso comercial de “buses a todos los barrios”.

El 'Gemelo Halcón 2', en su labor de instructor, no deja escapar detalle en el entrenamiento de los alumnos de su escuela de lucha libre, la WAG SAW Colombia. Foto: Mauricio León / EL TIEMPO

Pues el ‘Gemelo Halcón 2’, quien nació en Bogotá en 1974, cinco minutos después de su hermano, mantiene su amor por esa pasión, por la lucha libre, que “es un deporte rudo para hombres nobles”. Por ello, lleva más de 10 años trabajando en la formación de nuevas figuras con su escuela WAG SAW Colombia de lucha libre. Reconoce que este oficio decayó en el país porque los legendarios de la época no se preocuparon por capacitar y hubo un momento en que todos ya eran veteranos.

“Mi hermano y yo tuvimos el interés de seguir los pasos de nuestro maestro, el ‘Rayo de Plata’, quien nos enseñó el respeto, la dedicación y el amor por este oficio. Mantenemos la tradición, el enigma de nuestros rostros. Si perdemos la máscara en un combate es prácticamente agonizar en vida. Esa filosofía se ha perdido, pues ahora hay luchadores que no les importa mostrar su identidad. Nosotros somos fieles a las enseñanzas de nuestro profesor y seguimos ese dogma”, explicó el excampeón nacional de peso welter y por parejas, que alterna su pasión y enseñanza con su actual trabajo, gerente comercial de una agencia de mensajería.

Luchadores en formación

El grupo conformado por unos 20 alumnos que dirige el ‘Gemelo Halcón 2’, entrena todas las noches, de lunes a jueves, en el salón comunal del barrio San Fernando, lugar que se ha convertido en el nuevo epicentro de la lucha libre capitalina, ya que cada 20 días se lleva a cabo una velada.

Para formar luchadores se requiere, según el avezado instructor, de unos cuatro semestres de mucha intensidad. Al comienzo se trabaja en acostumbrar al alumno a no marearse, ya que con los continuos botes el cuerpo pierde el equilibrio.

“En un segundo semestre se profundiza en la flexibilidad del cuerpo y las caídas a la lona, esto, con el fin de evitar lesiones en el coxis, la columna vertebral y el cuello. Esto es como un abecedario, en el que las vocales se enseñan primero, pero son claves todas las letras. En el siguiente semestre se trabaja en la asimilación de los golpes, mientras que la tesis de grado, se puede decir, es manejar el personaje, la identidad que se quiere dar a conocer ante el público”, explicó el adiestrador mientras daba las instrucciones a su grupo.

Como los legendarios

Al cuadrilátero, en las veladas de San Fernando, suben ahora ‘Sagitario’, el ‘Cuervo’, ‘Pig Saw’, ‘Tony Guerrero’, ‘Drako’, el ‘Monje Rebelde’, ‘Fishman Colombiano’, actual campeón nacional, ‘Dick Misterio’ y el ‘Gemelo Halcón 2’, entre otras figuras; todos ellos haciendo honor y recordando aquellas noches de espectáculo que protagonizaban el ‘Rayo de Plata’, el ‘Jaguar Colombiano’, el ‘Siniestro’, el ‘Tigre Colombiano’ y hasta el ‘Santo’, el más legendario luchador de México.

“Las historietas y las películas de ‘El Santo’ que llegaron al país también ayudaron a que se esparciera la fiebre. Eran reuniones semanales a las que iban 5.000 espectadores. El ‘Rayo de Plata’ fue padrino de otro hermano y desde pequeños, a los 4 o 5 años, nos llevaban a las veladas de lucha. Luego nos convertimos en repartidores de propaganda en el coliseo de la ‘Primera de Mayo’, hasta que llegó nuestro debut, a los 17. Éramos muy flacos y el público nos gritaba desnutridos, pero hicimos un buen combate con mi gemelo, ganamos y ahí comenzó nuestra historia en los encordados”, agregó el portador de la máscara que hace honor a esa ave de rapiña, por su velocidad y su sagacidad para dominar a su presa.

Una rotura de ligamento cruzado de su rodilla izquierda, además de fisuras y algunas costillas rotas, han hecho parte de sus rebeldes lesiones, pero eso no ha impedido que se aleje de ese delirio, del cual sí está apartado momentáneamente su gemelo, que aún no se recupera de algunas secuelas heredadas por los combates.

Todos al San Fernando

“Al San Fernando llegan casi unas 500 personas que pagan 10.000 pesos por entrada, de ellas el 20 % son niños. Eso es bueno porque nos indica que a los chicos les gusta el ‘show’. La lucha libre no es violencia ni es enseñanza de malas costumbres. Al contrario, en nuestra escuela, ante todo, formamos personas y nos enfocamos por mantener la humildad, esa es nuestra misión frente a los alumnos”, aclara el profesor que ve con buenos ojos el futuro de esta actividad, pese a que muchas veces se trabaja con las uñas por la falta de un patrocinador grande.

La próxima velada será en dos semanas, aunque hay programadas salidas a Garagoa (Boyacá), en municipios de la Sabana cundinamarquesa como Chía, Tenjo y Mosquera, y se tiene planificado hacer presencia en el Festival de Verano, la Feria de Manizales y el próximo Festival de Teatro. Proyectan presentaciones en la Costa Atlántica. También hay contratos privados para celebrar cumpleaños de jóvenes. “En esas ocasiones nosotros nos convertimos en los recreacionistas del evento, eso se está poniendo de moda”, anota el gemelo.

En esa próxima noche de ‘Súper Viernes’ en el salón sanfernandino estarán en juego los cinturones SAW-WGA de parejas que ostentan ‘Sagitario’ y el ‘Cuervo’. Como retadores estarán ‘Drako’ y ‘Tony Guerrero’, así como ‘Dick Misterio’ y el ‘Gemelo Halcón 2’, quien anticipa una despiadada lucha en el ‘ring’.

Todo eso hace parte de esa descomunal pasión con la que el ‘Gemelo Halcón 2’ y un grupo de guerreros intentan mantener viva la afición de los colombianos a la lucha libre.

JAVIER ARANA
ELTIEMPO.COM
En Twitter @arana_javier