Archivo

El patio de atrás / El caldero

Madre -que así se llama- es amplio, luminoso y acogedor.

25 de junio 2015 , 03:55 p.m.

La sorpresa es enorme. Uno no imagina que al fondo de aquel desapacible centro comercial de pequeñas joyerías pueda existir un lugar tan agradable: sin duda, uno de los restaurantes más llamativos de Bogotá.

Tampoco es fácil imaginar que en pleno centro de la ciudad, en donde abundan los restaurantes de pocos metros y muchas mesas que ofrecen platos corrientes, con pocas proteínas y muchas harinas, por un precio más que cómodo, alguien haya encontrado tantos metros para llevar a cabo una propuesta que, por su diseño, hace pensar en Nueva York.

Este restaurante es una suerte de oasis para quienes están obligados a almorzar en el centro día tras día, por lo general en locales oscuros y apretados. Madre –que así se llama– es amplio, luminoso y acogedor.

Y no solo tiene pinta: también una carta bien lograda en la cual las pizzas son protagonistas. Pizzas que se preparan en el horno de leña, al fondo del enorme salón, y entre las cuales hay algunas tan tentadoras como la Dolores, con berenjena y cebolla; la María Antonia, con jamón serrano y mozzarella, y la Samanta, simplemente con tomate, aceitunas negras y orégano.

Hay varias opciones de antipasto –el Antonio tiene la muy agradable combinación de espárragos, parmesano y limón–, unas cuantas ensaladas, unos sánduches sencillos pero efectivos y algunas opciones más elaboradas.

Entre estas últimas, el arroz Bruce Lee, preparado en el wok con vegetales y trozos de carne, me gustó mucho, al igual que el Don Juan, un lomo de res a la plancha en muy buen término y con una salsa de uva que vale la pena probar. Don Francisco se llama el salmón con espárragos, y Doña Lola, las brochetas de pollo.

Se trata, en fin, de una carta variada y sencilla, en la cual hay algo para todos los gustos: en este sentido, muy bien pensada para el público variopinto del centro de Bogotá. Lo bueno es que aun una simple carne o unos trozos de pechuga de pollo llegan a la mesa con gracia y buen sabor.

Y lo mejor, sin duda, la puesta en escena de este restaurante que ya cuenta con adeptos y fanes entre los trabajadores del centro, y de manera especial entre aquellos que se mueven en el sector cultural.

Madre. Calle 12 n.° 5-83, Bogotá. Teléfono 342-6058.

Sancho
elcalderodesancho@yahoo.com.coCrítico gastronómico