Archivo

Sabores vascos en medio de la sabana

La Boutique del Sabor Ibérico es restaurante y tienda, cerca de Bogotá, para paladares sofisticados.

notitle
25 de junio 2015 , 03:55 p.m.

El lugar está rodeado de una hermosa vegetación.En la vía entre La Calera y Sopó, en un paraje que podría pensarse improbable, hay un bastión de Bilbao en Colombia. O al menos, un trasplante de su cocina, que permite viajar de inmediato a los sabores y los olores que desprenden las cazuelas bilbaínas.

Es un viaje gastronómico al País Vasco, sus frutos del Cantábrico, sus carnes de tradición vizcaína, sus bebidas fuertes y excitantes. Juantxu Alonso, chef y gestor de La Boutique del Sabor Ibérico, se propuso “sensibilizar el paladar” de sus clientes para que se atrevan a otros sabores, sin perder la memoria de la gastronomía española.

Por eso, aunque en este restaurante, ubicado en los jardines del Centro Comercial Potosí (a unos 40 minutos de Bogotá), se puede degustar el tradicional cochinillo al horno, también se ofrecen platos menos comunes, como el cordero lechal y el estofado de rabo de toro al vino tinto.

Entre las delicias más apetecidas están el pulpo a la gallega y los boquerones y anchoas del mar Cantábrico, que Alonso insiste en diferenciar radicalmente de los que se obtienen del Mediterráneo: su sabor es característico, imposible de confundir.

El lugar está rodeado de una hermosa vegetación.

Estas dos tapas, más otras cuantas, como la mojama extra de atún rojo, el salmón ahumado y las fresas con boquerón aliñadas con vinagreta de la casa, forman parte de la Tabla de mares (reúne frutos del Cantábrico y el Mediterráneo) y se sirve para cuatro personas, por 120.000 pesos.

Pero hay también tapas pequeñas, como los tradicionales pinchos (pintxos, para escribirlos como en Bilbao), que pueden ensartar trocitos de queso manchego con jamón serrano, o tomate salteado con queso de cabra y balsámico.

O uno con historia: el pintxo Gilda, cuyo nombre recuerda la famosa película de Rita Hayworth, y que, según Alonso, es como la bella actriz: picante, ácido, travieso. Este se consigue desde 6.500 pesos y, además de aceituna, boquerón y anchoa, el palillo trae guindilla, lo que le da su típico sabor picante.

Naturalmente, también hay callos a la madrileña, morcillas de Burgos y platos más cercanos a lo que conocemos de la cocina ibérica, pero esta es una boutique, una experiencia más profunda del norte de España. No en vano, el restaurante tiene su propia tienda de delicatessen, en la que se compran productos para disfrutar en casa, como almejas, calamares, quesos y embutidos, que acaban de cruzar el océano.

Alonso llegó al país hace diez años de la mano de su esposa, la colombiana Martha Rivas, quien orienta a los comensales para sacarle provecho al menú. Y si le caen en gracia a esta pareja, Juantxu y Martha no permitirán que se marchen sin probar el orujo, el digestivo aguardiente de Galicia, elaborado a partir del hollejo de la uva y equivalente a la grappa italiana.

¿Dónde y cuándo?

La Boutique del Sabor Ibérico. C.C. Potosí, vía La Calera-Sopó. Horarios: De domingo a miércoles, de 9 a.m. - 4 p.m. Fin de semana y festivos: desayunos, almuerzos y cenas. De 9 a.m. a 9 p.m. - Último pedido en cocina- hasta el cierre. Solo reservas 310-208 2050.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO