Archivo

Desde 2011 el país ha perdido siete helicópteros Black Hawk

Cuatro militares murieron en trampa minada de Farc contra aeronave en Norte de Santander.

notitle
22 de junio 2015 , 08:40 p.m.

Cuatro militares perdieron la vida y otros seis resultaron heridos como consecuencia de la explosión de un campo minado durante el aterrizaje de un helicóptero Black Hawk UH-60 perteneciente a la Brigada 30 de la Fuerza de tarea Vulcano, que opera en Norte de Santander.

La violencia de la explosión partió la nave en dos grandes pedazos, mientras que a unos 50 metros a la redonda fueron a dar fragmentos de la aeronave, que transportaba tropa y pertrechos para apoyar la reparación del oleoducto Caño Limón-Coveñas, volado por la guerrilla hace una semana a la altura del municipio de Teorama. (Lea: Confirman identidades de 4 militares muertos en ataque a Black Hawk)

Con el de este lunes, son ya tres los helicópteros que pierden las Fuerzas Militares en lo corrido de este año. Desde el 2011 hasta la fecha, 21 miembros de la Fuerza Pública han perdido la vida en siete hechos aislados. En todos los episodios los Black Hawk UH-60 quedaron destrozados.

Cuatro de ellos se estrellaron aparatosamente por falta de visibilidad y en dos de los casos, sin contar el de este lunes, aún se desconocen las causas.

El segundo comandante del Ejército, mayor general Ernesto Maldonado, confirmó que los hechos son responsabilidad del frente ‘Resistencia Catatumbo’ de las Farc, que delinque en esa región y maneja el narcotráfico en frontera con Venezuela.

El Ejército ejerce control en la zona mientras los operarios de la estatal petrolera, Ecopetrol, trabajan en la reparación del oleoducto, tras el ataque que dejó a al menos 16.000 personas sin agua potable.

Las víctimas mortales fueron identificadas como el cabo primero Gabriel Ignacio Mejía y los soldados Édison Blanco Zapata, Franklyn Gamboa Monsalve y Carlos Darío Ibarra.

Al sitio llegó anoche el comandante del Ejército, general Jaime Lasprilla, acompañado de otros altos militares, para “conocer de primera mano los hechos y, al tiempo, dirigir las operaciones en la búsqueda de los responsables”.

Moradores de la zona reportaron anoche combates entre la Fuerza Pública y miembros de los grupos armados ilegales que se mueven por la zona limítrofe y que han hecho alianzas para controlar cultivos ilegales, ‘cocinas’ de pasta de coca y el narcotráfico hacia Venezuela.

Así fue el atentado

El ataque ocurrió a las 12:56 de este lunes en la vereda El Bejuco, zona rural de Teorama. La nave aterrizaba para dejar en ese lugar provisión y soldados de relevo, y se investiga por qué los guerrilleros lograron sembrar explosivos en una zona que ya había sido utilizada por los helicópteros militares y que, en teoría, debía estar plenamente vigilada.

Este lunes, los militares desplegaban una operación rastrillo para dar con los responsables del atentado. Inmediatamente después de los hechos, el Ejército controló la zona para proteger los restos de la aeronave y los cuerpos de las víctimas.

La nave iba con 15 uniformados a bordo y debía llevar de vuelta a Cúcuta, en un vuelo de cerca de 40 minutos, a algunos de los militares que están en la zona, prestando seguridad a los trabajadores que reparan el tubo.

JUSTICIA