Archivo

Spieth ganó y Johnson lloró en el US Open

El estadounidense también ganó el Masters este año. Va por el Británico y el PGA Championship.

notitle
22 de junio 2015 , 06:54 p.m.

En un final insólito, el estadounidense Jordan Spieth se convirtió en el sexto jugador en la historia en conseguir la victoria en los dos primeros majors del año. El campo del Chambers Bay Golf Club, demoledor, brutal y castigador, fue testigo de una de las finales más impactantes y emocionantes de los últimos tiempos.

Muchos cambios en la punta de la competencia se dieron en los últimos 18 hoyos; jugadores que se derrumbaban, otros que caían y se reponían en busca del triunfo final.

Dustin Johnson, que había partido con el liderato, se afianzó terminados los primeros 9 hoyos con una media vuelta sólida para un campo de esa magnitud de dificultad; pasó con 33 producto de 2 birdies en los hoyos 4 y 8 y siete pares. Por su Parte, Spieth perdía 2 golpes con Dustin con un par 35 en la mitad del recorrido, igual que el sudafricano Branden Grace, mientras que el australiano Day se iba con 36.

La segunda vuelta fue un sinusoide; los que estaban en disputa subían y bajaban, todo era incierto. El primero en comenzar a caerse fue el líder. Dustin se iba con bogeys en los hoyos 10, 11 y 13, y todo parecía perderse, más cuando Spieth tiraba birdie en el 12 y Grace hacía lo mismo, mientras que Day se salía de carrera con bogey en el 10 y doble en el 13.

Así las cosas, llegaron al tee del hoyo 16 Jordan y Grace como líderes con menos 5. Salió Grace y, en algo que nadie esperaba, tiró la bola fuera de límite al costado derecho; no se podía creer, y Spieth aprovechó para disparar un soberbio birdie y tomar 3 golpes sobre Brenden y Dustin. Allí, todo parecía liquidado, pero en el golf se gana en el último hoyo, y los 2 últimos fueron jugados marcando asombro.

Parado en el tee del par 3 del 17, Spieth parecía invencible, pero la presión lo atacó y con un simple golpe de hierro 6, tiró la bola a un charrascal del costado derecho y terminó con doble bogey, quedando ahora menos 4 y con Johnson atrás, que viendo esto hizo 2 al 17 y se puso también 4 abajo y un hoyo por jugar para los dos.

Jordan, que jugaba adelante, salió al 18 con un par 5 y pegó un muy buen driver al centro del fairway, y jugó una sensacional madera 3 al green, dejando la bola para águila; no embocó, pero se puso líder con 275 golpes, y a esperar lo que hiciera Johnson, que pegó un tremendo sablazo con su driver y luego un hierro 5 de ensueño para dejar la bola a solo 3,6 metros del hoyo para águila y buscar el triunfo. Ahí, las cosas parecían sencillas, un putt y la gloria o 2 y salir el lunes a 18 hoyos de desempate. Otra cosa no cabía en la cabeza de nadie, y se dio lo insólito, inexplicable, impactante, de locura: Dustin Johnson hizo 3 putts y le cedió la victoria a Jordan Spieth, que miraba en la casa del club por televisión el increíble resultado.

“Estoy en shock. No lo puedo creer”, dijo Jordan, mientras abrazaba a su familia y veía a Johnson salir con sus allegados de ese terrible hoyo 18, donde había dejado a más de 25.000 aficionados estupefactos, asombrados y angustiados tras lo que habían visto.

Por lo pronto, Spieth se enrumba a buscar lo que nadie en el golf ha realizado: ganar los 4 títulos mayores en un mismo año. La próxima cita será en el Open Británico, y nada más y nada menos que en St. Andrews.

Llegando al ‘green’...

GERMÁN CALLE
Para EL TIEMPO