Archivo

Grecia se juega sus restos antes del día definitivo

Atenas hizo una nueva oferta de reformas a sus acreedores para no entrar en cesación de pagos.

notitle
21 de junio 2015 , 07:57 p.m.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, hizo ayer una nueva oferta de reformas a sus acreedores internacionales. Concesiones de última hora con las que busca superar un estancamiento en las negociaciones que han dejado al país europeo al borde de la bancarrota y que podrían obligarlo a salir de la Eurozona.
Después de meses de discusiones y con los ahorristas retirando miles de millones de euros de los bancos griegos, el gobierno izquierdista de Tsipras mostró este fin de semana su voluntad de realizar concesiones para liberar la ayuda financiera y evitar una cesación de pagos.

El presidente de Francia, François Hollande, confirmó durante una visita a Milán que Grecia hizo nuevas propuestas, aunque diplomáticos europeos dijeron que no habían recibido todavía una presentación formal en escrito.

No estaba inmediatamente claro cuánto cedían las nuevas propuestas a los pedidos de los acreedores de recortes adicionales al gasto y aumentos de impuestos, pero la oferta generó esperanzas de que se pudiera lograr un acuerdo de último minuto antes de que el Gobierno griego se quede sin efectivo. Un día antes de las reuniones de emergencia que incluyen una cumbre de los líderes de la zona euro en Bruselas, Tsipras participó de una maratónica reunión de gabinete y discutió por teléfono la nueva oferta con los líderes de Alemania, Francia y la Comisión Europea.

“El primer ministro presentó a los tres líderes la propuesta de Grecia para un acuerdo mutuamente beneficioso que brinde una solución definitiva y no posponga abordar el problema”, dijo la oficina de Tsipras en un comunicado.

El primer ministro griego se reunirá hoy en la mañana con los presidentes de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo, Jean-Claude Juncker y Mario Draghi, y con la jefa del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, antes del encuentro de los líderes de la zona euro por la tarde. Tsipras, quien fue elegido gracias a la promesa de que pondría fin a las medidas de austeridad, se ha resistido a las demandas de recortar el gasto en pensiones. Pero funcionarios griegos han sugerido que su Gobierno podría estar dispuesto a considerar subir el impuesto al valor agregado, u otros tributos, para calmar a los prestamistas que quieren garantías concretas de que las metas presupuestarias que exigen se cumplirán. “No hay tiempo que perder. Cada día cuenta. Las negociaciones y el diálogo deben continuar para que se logre un acuerdo”, dijo Hollande en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

Excluida de los mercados de deuda y con la ayuda congelada desde el verano boreal pasado, Atenas se está quedando rápidamente sin dinero. El viceministro de Finanzas confirmó el domingo que Grecia tenía suficiente dinero para pagar los sueldos del sector público y las pensiones este mes. Pero Atenas necesita además acceso urgente a los fondos para no incumplir el pago de 1.600 millones de euros de un préstamo del FMI que vence a fines de mes. A medida que la crisis se extiende de reunión en reunión, cada bando ha atribuido al otro la responsabilidad para alcanzar un acuerdo.

El dinero se está esfumando de los bancos griegos después del colapso de las negociaciones el fin de semana pasado y Grecia podría verse obligada a imponer controles de capital si no hay un avance. Las fuentes dijeron que las pre-órdenes de retiro de depósitos para hoy en Grecia habían alcanzado los 1.000 millones de euros, después de que los ahorristas sacaron más de 4.000 millones de euros de sus bancos la semana pasada.

Atenas-Bruselas (Reuters)