Archivo

'Es difícil hallar buenos roles para gente de mi generación'

La famosa actriz Catherine Deneuve habla de su familia, su legado y del cine.

notitle
20 de junio 2015 , 04:33 p.m.

A los 71 años, la leyenda del cine francés Catherine Deneuve no ha bajado su ritmo de trabajo. La otrora musa de Luis Buñuel e Yves Saint-Laurent estrena dos y hasta tres películas por año.

En la última de sus cintas que llega a las carteleras colombianas, 3 corazones, del director Benoît Jacquot (Adiós a la reina), interpreta a la madre de dos hermanas que, accidentalmente, protagonizan un triángulo amoroso. Sus descendientes en la ficción son encarnadas por su propia hija Chiara Mastroianni y por otro retoño de un mito, Charlotte Gainsbourg, hija del cantautor francés Serge Gainsbourg.

Cuando entrevisté a su hija hace un par de años me dijo que cuando la hizo partícipe de su decisión de ser actriz no se alegró mucho...

Es cierto que al principio hubiera preferido que se dedicara a otro oficio porque sabía lo dura que es esta profesión, sobre todo ahora. Como madre siempre temes por tus hijos, pero ahora no tengo problema.

¿En qué sentido es más duro ser actriz ahora?

Con lo que he vivido y lo que he filmado, me da la impresión de que todo es mucho más rápido actualmente, las carreras son más frenéticas y efímeras.

Después de tantos años de experiencia, ¿qué busca en los guiones que le ofrecen?

La naturaleza humana es un universo muy amplio. Ahora quiero interpretar relaciones con gente de mi generación, personajes que siguen teniendo vivencias que no podías interpretar cuando tenías 30 años. Pero es difícil encontrar buenos roles.

Al otro lado del Atlántico hay un debate sobre lo difícil que es encontrar roles para mujeres a partir de los 40...

Siempre ha sido así. Pero en Estados Unidos es más difícil porque allí no se te permite hacerte mayor, aunque hay excepciones, como Meryl Streep y Susan Sarandon.

En ‘3 corazones’ los personajes toman decisiones que luego lamentan. ¿Se arrepiente de episodios de su pasado?

No, porque si lo hice fue porque tenía motivos. En ocasiones te decepciona el resultado, por supuesto, quizás no eran las mejores razones, pero no puedes cambiar lo que hiciste.

¿Colaboraría en una película sobre su vida?

No podría negarme al proyecto, pero no cooperaría. No estoy interesada en exponerme más de lo que ya lo he hecho. No tengo ningún deseo de ser más pública, necesito guardarme cosas para mí misma.

De hecho, ha declarado que no le gusta hablar sobre el pasado. ¿Sigue la máxima de Bob Dylan de ‘nunca mires atrás’?

Que no quiera hablar del pasado no quiere decir que no mire atrás, pero al seguir trabajando, me es imprescindible mirar hacia delante porque he de investigar, leer y formarme.

Supongo que ser actriz implica ser constantemente interrogada por su pasado: sus películas se reponen en la TV y en ellas ve jóvenes versiones de usted. ¿Cómo vive con ello?

Si no tengo tiempo para ver todas las películas que me gustaría, imagínate repasar las mías.

¿Qué le parecen los premios a toda una carrera?

Voy a empezar a tener cuidado con eso. Dan la impresión de reconocer la trayectoria de actores que van cuesta abajo, y yo tengo un buen ritmo de trabajo.

¿Se imagina una vida sin actuar?

Es demasiado tarde (carcajadas). A mi edad te retiras o sigues activa en tu oficio.

Deneuve, según Mastroianni

No es la primera vez que Catherine Deneuve y Chiara Mastroianni interpretan a madre e hija en una película. Ya lo hicieron en ‘Les bien-aimés’ (2011). “Hay una línea clara entre la vida real y el trabajo. Sería desagradable que la forma de hablarnos fuera diferente a la que usamos con el resto del equipo. Mi madre transmite una imagen de iceberg que no coincide con la realidad. Ella es una mujer divertida a la que le gusta la cocina y que recoge la caca de su perro. No vive en una torre de marfil”, describe la hija de la gran dama del cine francés y del actor italiano Marcello Mastroianni.

Begoña Donat
Para EL TIEMPO