Archivo

'Esto es blanco y negro. No hay matices aquí'

El comediante estadounidense Jon Stewart hizo una sincera crítica tras la matanza en Charleston.

notitle
19 de junio 2015 , 11:44 p.m.

El comediante estadounidense Jon Stewart cambió su habitual tono jocoso durante la grabación del miércoles de The Daily Show. El humorista se disculpó por no tener bromas para su público y procedió a pronunciar un monólogo, aparentemente sin prompter, sobre el crimen de odio que enlutó a EE. UU. ese día.

Stewart habló por algo más de cinco minutos. El resto del programa lo dedicó a la joven ganadora del Premio Nobel de Paz Malala Yousafzai, de quien Stewart dijo: "Es la única persona con quien se me ocurre que pueda querer hablar esta noche".

Esta es la transcripción de las palabras de Stewart:

"Tengo un trabajo, y es un trabajo bastante simple: Vengo en la mañana y vemos las noticias y escribo bromas al respecto. Y luego vengo y hago algunas caras, y un par de sonidos, y cha-ching, salgo por esa puerta.
Pero hoy no hice mi trabajo. Así que me disculpo. No tengo nada para ustedes, en lo que respecta a bromas y sonidos, y es debido a lo que pasó en Carolina del Sur.

Y tal vez si no estuviera cerca al fin de mi paso en este programa, o si esto no fuera una noticia tan común, tal vez podría haber salido de la espiral. Pero no lo hice. Honestamente no tengo nada. Nada, excepto tristeza. Tristeza porque una vez más tenemos que mirar hacia el abismo de la violencia depravada que nos causamos los unos a los otros y los lazos de una herida racial simplemente enorme que no se cura, y que sin embargo, pretendemos que no existe.

Pero estoy seguro, sin embargo, de que al reconocerlo, al mirarlo de frente y verlo por lo que es, aun así no haremos una ****.

Sí. Esos somos nosotros. Y eso es lo que me vuela los sesos. No quiero entrar en la discusión política de las armas y las cosas. Pero lo que no comprendo es la disparidad de la respuesta que existe entre cuando pensamos que extranjeros nos van a matar y cuando somos nosotros matándonos a nosotros mismos.

Si esto hubiera sido lo que pensábamos que era terrorismo islámico, encajaría en nuestro modelo: invadimos dos países y gastamos miles de millones y miles de vidas estadounidenses y ahora volamos máquinas de muerte no tripuladas en cinco o seis países diferentes. Todo para mantener seguros a los estadounidenses. Tenemos que hacer todo lo que podamos. ¡Torturamos gente! Porque tenemos que hacer todo lo posible para mantener seguros a los estadounidenses.

Y hoy les disparan a nueve personas en una iglesia. ¿Qué pasa con eso? “Hey, ¿qué vamos a hacer? Loco es loco, ¿verdad?”. Esa es la parte que no puedo, por mi vida, meterme en la cabeza. Y ustedes lo saben. Ustedes saben que se va a ir por el mismo camino. “Esta es una tragedia terrible”. Ya están usando el lenguaje matizado de falta de esfuerzo para esto.

Se trata de un ataque terrorista. Se trata de un ataque violento contra la Iglesia Emanuel en Carolina del Sur, que es un símbolo para la comunidad negra. Se ha destacado en esa parte de Charleston por 100 años y más y ha sido atacada con saña muchas veces, como tantas otras iglesias negras.

Y en las noticias dicen: "La tragedia ha visitado esta iglesia". Esto no fue un tornado. Esto fue un racista. Este era un tipo con una insignia de Rhodesia en su suéter. Así que la idea… Ni siquiera me gusta usar este juego de palabras, pero esto es blanco y negro. No hay matices aquí.

Y vamos a seguir fingiendo: "No lo entiendo. ¿Que pasó? Este chico se volvió loco". Pero estamos inmersos en esa cultura en este país y negarse a reconocerlo… No puedo creer el esfuerzo que hacen algunos para descartar esa tesis.
En Carolina del Sur, las calles en los que conducen las personas negras llevan los nombres de generales confederados que lucharon para negar a los negros el derecho de conducir con libertad en esas mismas calles. Eso es una locura.Eso es - eso es - no se puede permitir que eso.

Nueve personas fueron asesinadas en una iglesia negra por un hombre blanco que los odiaba, que quería empezar una especie de guerra civil. La bandera confederada ondea sobre Carolina del Sur y los caminos se llaman como generales confederados. Y son hombres blancos los que sienten que su país está siendo tomando.

Lo hacemos nosotros mismos. Y ese es el asunto: Al-Qaeda, todos esos tipos, ISIS, no son ****** comparados con el daño que aparentemente podemos hacernos nosotros mismos de manera regular".

WILSON VEGA

EDITOR DE REDES SOCIALES

CASA EDITORIAL EL TIEMPO