Archivo

Urbanismo táctico, la salida para recuperar ciudades

Intervenciones de bajo costo hacen pequeñas revoluciones. Zaragoza, el ejemplo clave.

notitle
18 de junio 2015 , 08:30 p.m.

En plena crisis económica, Zaragoza le apostó a crear empleo y hacer parquecitos en lotes abandonados de toda la ciudad. Acababa de estallar la burbuja inmobiliaria, los bancos clamaban por rescates económicos y la gente salía a las calles para protestar por la pérdida de su vivienda.

En medio de eso nació Estonoesunsolar, un programa hecho por ciudadanos, arquitectos y activistas apoyado por la municipalidad, que hallaron en el urbanismo táctico una solución.

El portal sustainablecitiescollective.com da cuenta de cómo una idea de un grupo de ciudadanos se convirtió en una política pública. Los miembros y colaboradores de la iniciativa pensaron que si los lotes abandonados se convirtieran en espacios públicos aprovechables por los ciudadanos, aliviarían parte de la crisis, al menos la moral.

Así como en la medicina china se usan agujas en la piel para sanar el cuerpo, estas intervenciones harían una especie de acupuntura urbana: más que crear espacios, es propiciar actividades para que la gente se encuentre en la ciudad.

La idea nació en el 2009 y durante los 13 primeros meses del proyecto, se crearon 110 empleos para la limpieza e intervención de esos lugares abandonados. Hoy, han intervenido 33 de esos lotes y los han convertido en parques, jardines y gimnasios al aire libre. En promedio, cada uno cuesta unos 12.500 dólares (casi 30 millones de pesos).
No solo era pintura, juegos y cemento: esos lugares propiciaron encuentros de comunidad, sacaron a los niños a las calles y lograron que los ciudadanos se sintieran sus dueños y los protegieran.

La idea de Estonoesunsolar no es nueva y ha tenido antecedentes en otras ciudades del mundo. En Medellín (Colombia), los tanques del acueducto ocupaban terrenos en zonas de ladera cercados y de acceso prohibido a los ciudadanos. Un desperdicio de suelo en una urbe donde no hay suficiente espacio público.

La solución a ese problema era, como dice Juan Esteban Calle, gerente de las Empresas Públicas de Medellín, “tumbar la cerca para que estemos cerca”. Así, cedieron los lotes que les pertenecían, mantuvieron los tanques, pero permitieron que la Alcaldía construyera las unidades de vida articulada (UVA), una especie de equipamiento que no es un parque, no es un salón comunitario, no es un teatro, pero puede ser todo eso.

Fue la comunidad, principalmente de poblaciones vulnerables o en la pobreza, la que decidió qué se construiría ahí, según sus necesidades: algunos pidieron piscina y se las dieron. Otros prefirieron lavanderías públicas y ahí se encuentran los vecinos para hacer lo que no pueden permitirse en sus hogares.

Pero el caso más emblemático es el de Times Square, en Nueva York (Estados Unidos), no para revitalizar de la pobreza, sino para recuperarla de la prosperidad económica que llenó de carros la zona.

En el 2009, el exalcalde Michael Bloomberg resistió la oposición de los propietarios de vehículos y les prohibió circular. En su lugar, pintó el asfalto y llenó las calles de mesas para que la gente compartiera.

También instaló unas enormes gradas para que los visitantes disfrutaran el espectáculo que emana de las fachadas de los edificios. La sorpresa: la movilidad no colapsó en otras vías y los comerciantes, en lugar de quebrar aumentaron sus ingresos.

También, en la peligrosa favela de Santa Marta, en Río de Janeiro, pintar las fachadas de colores no solo mejoró la apropiación de los ciudadanos sobre el territorio, sino que además lo convirtió en un punto turístico: a más visitantes, más clientes para los negocios locales y menos pobreza.

El panorama en algunas ciudades del mundo

La polémica puja por bicicarril en Sídney

El portal Bikebiz reportó que Duncan Gay, ministro de transporte de Nueva Gales del Sur (Australia), busca quitar 2,4 km de bicicarril en Sídney, para dar espacio a carros, buses y un nuevo tranvía, pese a que cifras de la Alcaldía revelan que hay más bicicletas que carros en la vía.

Menos carros para el centro de Dublín

Para 2017, la capital de Irlanda espera restringir el acceso a carros particulares en puntos claves del centro. Según el portal Citylab, el plan de peatonalización costará 168,5 billones de dólares.

Vivienda para pobres, en crisis en EE. UU.

“Estados Unidos no tiene suficiente vivienda asequible”. Esa es la conclusión de Matthew Johnson en el portal www.urban.org. En su artículo analiza las causas y los casos de Boston (Massachusetts) y Austin (Texas), entre otros.

Escuelas de Lima, en vilo por inseguridad

Unos 40 colegios en Lima (Perú) suspendieron clases esta semana por las amenazas de extorsionistas que piden dinero a cambio de dejar a sus dueños en paz: uno ya fue asesinado. La inseguridad urbana forzó al alcalde a pedir la militarización de la ciudad.    

EL TIEMPO