Archivo

Dos temidas pandillas de la zona sur de Sincelejo firmaron la paz

Pertenecientes a los barrios Villa Mady y La Gran Colombia, se enfrentaban cuando llovía.

18 de junio 2015 , 04:25 p.m.

En una pesadilla se habían convertido los días lluviosos para los habitantes de la zona sur de Sincelejo, pues los aguaceros eran el anuncio para la cita de enfrentamientos entre las pandillas de los barrios Villa Mady y La Gran Colombia.

Con armas blancas  y con piedras y palos los jóvenes habían acordado que bajo los aguaceros solucionarían sus diferencias, lo cual había dejado continuamente saldos trágicos, pues además de verse afectadas  las viviendas del sector, alguno de ellos resultaba  lesionado.

Ante la terrible situación y con presencia del párroco del sector Gregorio José Arévalo Pérez, y el acompañamiento de la administración municipal y la Policía de Sucre, se comenzó a poner en práctica el programa Jóvenes a lo Bien, que con un apretón de manos entre los líderes de cada pandilla comenzó a ejecutarse.

La propuesta fue bien recibida por los jóvenes de ambos bandos, quienes decidieron reconciliarse y participar activamente de los espacios deportivos y lúdicos, dejando así a un lado las armas.

“Han hecho un pacto de no agresión y la idea es que retomen sus viejas relaciones como amigos del barrio”, dijo el comandante de la Policía, coronel Óscar López.

Ya se realizó el primer encuentro deportivo: un partido de futbol que contó con la compañía de la Policía de Menores y donde el trabajo en equipo entre ambas partes fue fundamental para el acercamiento.

Según el secretario de gobierno municipal, Mario Yeneris, anunció que, además de las actividades lúdicas, a los jóvenes se les incentivará para que se vinculen a capacitaciones para desempeñar algunos oficios para los cuales se les entregarán herramientas de trabajo, con el fin de facilitar el proceso de desempeño posterior al aprendizaje.

Cabe destacar, que esta estrategia está siendo implementada en otros sectores de la capital sucreña y es la primera vez que llega a la zona sur, uno de los puntos más álgidos, en lo que respecta a pandillismo.

Luz Victoria Martínez
Especial para EL TIEMPO
Sincelejo.