Archivo

Musicoterapia, una forma de optimizar fusionar música y medicina

El 'Electromiógrafo musical' se encarga de medir las emociones.

notitle
17 de junio 2015 , 09:18 p.m.

Pensando en la necesidad de disminuir los tratamientos invasivos para controlar trastornos como la depresión y el comportamiento bipolar, tres estudiantes de ingeniería eléctrica y electrónica de la Universidad Nacional, sede Manizales, incluyeron los electromiógrafos en la musicoterapia.

Su propuesta consistió en darle otro uso a este instrumento, que en medicina sirve para registrar la actividad eléctrica de los músculos. A esta función le sumaron la idea de ‘leer’ las emociones.

El resultado fue el ‘Electromiógrafo musical’, que mide el potencial eléctrico en el músculo frontal de la persona mientras escucha diferentes tipos de música.

“Las terapias invasivas, como los electrochoques, producen efectos secundarios, como el dolor de cabeza y la falta de sueño y de apetito. La aplicación de este ejercicio no existe en el mercado”, explicó una de las líderes del proyecto, Laura Ximena Arias, estudiante de noveno semestre de ingeniería electrónica.

Otra ventaja que encontraron ella y su equipo de trabajo (integrado también por Tatiana Belalcázar y Andrés Imbachí) es que cada paciente podría saber exactamente qué música y qué canción le funcionan más. “Así validamos la importancia de la musicoterapia y la llevamos a un nivel personal”, añadió Arias.

A través de un programa se calculan los datos que arroja el potencial eléctrico, materia prima para hacer los gráficos que puedan llevar a una conclusión. Dichos impulsos están conectados a un computador, el cual mide y registra lo que está sucediendo cuando se pone algún sonido.

La efectividad de este proceso se comprobó luego de que sus creadores trabajaron durante cinco meses con 20 pacientes de la Fundación Con-Tacto, de Manizales, que se especializa en terapias alternativas por medio del trabajo con perros entrenados, caballos y payasos.

MÓNICA ARANGO
Corresponsal de EL TIEMPO