Archivo

Fernando de Szyszlo expone sus obras recientes en Medellín

El artista peruano presentará sus trabajos en la Galería Duque Arango, en homenaje a su trayectoria.

notitle
17 de junio 2015 , 03:48 p.m.

“La verdadera vocación es una compulsión”, dice Fernando de Szyszlo (Lima, 1925), un artista que a sus 89 años sigue tan activo en la pintura como hace siete décadas, cuando dejó la arquitectura por el arte, luego de tomar unas clases nocturnas de dibujo en la Universidad Católica de Perú, porque quería mejorar su trazo. Se encontró con otro mundo y tuvo una especie de epifanía, “como cuando San Pablo fue golpeado por la revelación”, dice el artista, quien cumplirá 90 años el 5 de julio.

Por tal motivo, la exposición que se inaugura este jueves en la Galería Duque Arango, en Medellín, es un homenaje a su vida y su trayectoria. Y cómo no, si desde que entró a la Escuela de Bellas de Artes De Szyszlo no ha dejado de pintar. No se ha detenido porque, como ha dicho en ocasiones anteriores, hay un cuadro que siempre ha querido pintar y no ha podido: “lo tengo adentro y trato de buscarlo por diferentes maneras, a través de los colores, los contrastes”, le dijo a EL TIEMPO, vía telefónica, desde Perú.

Como no ha encontrado ese cuadro, se ha dedicado a pintar y a crear obras que son evocaciones y sugerencias, como los paisajes de Paracas o los rituales ceremoniales y mitos ancestrales de su tierra. “Trato de apropiar, a través de formas, la sensación de lo sagrado, de lo sagrado laico, como decían los surrealistas; lo que no tiene religión ni dogma”. Por eso dice que su pensamiento y su pintura están dentro de los márgenes de esa corriente.

Aunque su obra no pertenezca al surrealismo, empezó por ese camino. En sus piezas tempranas hubo una influencia de este movimiento. Luego se transformaron en una obra abstracta, expresada en técnicas como el acrílico, el aguafuerte o la serigrafía.

Cuando comenzó a exponer, su pintura fue objeto de críticas. No tenía ni 22 años cuando uno de los críticos de arte del periódico El Comercio, en Perú, se fue lanza en ristre contra su trabajo. “Atacó mi pintura por moderna y por vanguardista. Así que le mandé una carta al diario, y para mi sorpresa fue publicada”. Ese fue el inicio de una serie de colaboraciones con este medio, y otros como la revista cultural Las Moradas, que fundó en 1947 el poeta Emilio Adolfo Westphalen (1911-2001). Para De Szyszlo era la ventana de Perú al mundo en ese entonces: “Alguna vez en París, Octavio Paz me dijo que lo que conocía de Perú era gracias a esa revista”.

También es una muestra de su talante, puesto que, aunque su voz es tranquila y habla con parsimonia, es enfático a la hora de defender sus puntos de vista. Por eso, cuando en marzo el alcalde de Lima dijo que iba a eliminar los murales del Centro Histórico, dijo estar de acuerdo con esta decisión.

Las obras que llegan a Medellín se podrán ver hasta el 18 de agosto. Pinturas que, para la crítica venezolana Bélgica Rodríguez, tienen un “carácter sublime y sagrado (...) en el que se mezcla lo racional con lo emocional, y esto coloca a Fernando de Szyszlo en la más absoluta contemporaneidad: se trata de la pintura-pintura”.

Influenciado por artistas como Rembrandt, o el arte primitivo y precolombino, también ha tenido lazos con la literatura. “Antes que pintor o estudiante fui un gran lector, tenía asma y pasaba varios días en cama, y leí con ferocidad a Julio Verne, Alejandro Dumas, Dostoievski y Marcel Proust”.

Aunque sigue activo en la pintura, reconoce que esta exposición lo ha agotado. “He trabajado con una intensidad que me ha afectado físicamente, pero estoy contento de haberlo hecho”, concluye el artista.

¿Dónde y cuándo?

Galería Duque Arango. Carrera 37 n.° 10 a -34. Medellín. Teléfono: (4) 352-4065. De 10 a.m. a 6 p.m. Abierta al público hasta el 18 de agosto.

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA
Cultura y Entretenimiento