Archivo

Protesta contra la Ley Anticontrabando paralizó a Cali y Medellín

Miles de comerciantes salieron a los centros de las ciudades para mostrar su malestar por la ley.

notitle
17 de junio 2015 , 10:40 a.m.

Comerciantes del centro caleño emprendieron una jornada de protesta contra la Ley que fue aprobada en cuarto y último debate en la plenaria de la Cámara.

La marcha se inició tras una eucaristía en el Centro Comercial Pasaje de Cali y se encaminó desde el Centro Comercial La Fortuna, siguió por la Calle 15 para luego buscar la Torre de Cali y bajó hacia la Plaza de Cayzedo. Luego se concentraron en inmediaciones del edificio de la Dian.

Los manifestantes aseguran que con la nueva Ley Anticontrabando se perseguirá a los comerciantes.

La Federación de Sanandresitos de Colombia, Fesacol, sostiene que llevará a que las importaciones solo sean para los monopolios y no para los pequeños empresarios.

El Ministerio de Hacienda sostiene que no se afectará al pequeño comerciante, su meta es frenar el contrabando, las ventas que no tienen factura ni son legales.

Cuando el contrabando sea mayor a los 50 salarios mínimos legales se aplicará cárcel. Las multas superan los de 30 millones de pesos.

La Ley fija sanciones por el incumplimiento de las obligaciones del impuesto al consumo de cervezas, sifones y refajos, licores, vinos, aperitivos y similares, cigarrillos y tabaco elaborado, que se unificarán a nivel nacional.


En Medellín la protesta terminó en disturbios

Las marchas, que comenzaron de manera pacífica en Medellín a las 9:00 a. m., terminaron en disturbios en plena Avenida San Juan y obligaron a las autoridades a cerrarla por varios minutos.

Agentes del Esmad utilizaron gases lacrimógenos y accedieron a la fuerza para repeler a la multitud que reclamaba por la nueva ley, que según ellos, "no les permite trabajar de manera digna" y genera desigualdad en el trato con grandes almacenes.

Ricardo López, comerciante de la zona desde hace más de 30 años, explicó que la nueva norma perjudica, más que su forma de trabajar, el proceso de formalización que había con anterioridad en el sector.

"Está mal llamada informalidad sea bien o mal hecha es el sustento de vida de muchas personas. Muchos estábamos en proceso de formalización, pero no se puede si nos tratan como criminales", explicó.

López añadió que considera injusto que los comerciantes sean catalogados como ‘criminales’ por un traspié que puedan tener en su oficio. "Mientras acá nos amarran para trabajar y nos pueden meter presos, los guerrilleros tienen todos los beneficios, y eso no es justo".

A pesar de que el presidente de la Dian, Santiago Rojas, explicó que esta ley no los perjudica y que las sanciones por contrabando no han cambiado, Ricardo y el resto de comerciantes se sienten tratados como criminales.

Sobre el mediodía, algunos manifestantes se fueron dispersando y otros pocos locales comerciales abrieron de nuevo.

Otros, como Ricardo, permanecerán gritando arengas hasta que los escuchen o hasta que "nos quedemos sin voz", dice.

CALI Y MEDELLÍN