Archivo

¿Y por qué no?

Este miércoles Colombia enfrenta a Brasil y no sería descabellado pensar en una victoria.

notitle
16 de junio 2015 , 10:06 p.m.

A la Selección Colombia, en ocho días, no se le pudo olvidar cómo se juega al fútbol, así el ánimo de la gente, que se mueve al ritmo de los resultados, crea que este miércoles Camilo Zúñiga y Pablo Armero deban hacer los papeles para la jubilación, que Falcao puede ser reemplazado por el goleador de la B o que James Rodríguez es un inflado.

No es así. Brasil no es invencible, más allá del invicto que trae después del Mundial, de la mano de Dunga. Si Colombia entra con miedo, con complejos, pues seguramente va a perder. Esos complejos se han perdido en la era Pékerman. Si se perdió es porque el rival fue superior: no les echemos la culpa ni al árbitro, como pasó en el Mundial, ni a que los jugadores ya no meten.

Colombia tampoco es invencible y Venezuela nos lo acaba de recordar. Pero esa derrota no nos puede hacer olvidar que esta puede ser nuestra mejor selección de la historia, que en el Mundial estuvo a punto de lograr la hazaña frente al mismo rival de este miércoles (cuando se jugó sin miedos el segundo tiempo en Fortaleza) y que por algo la mayoría de los 23 seleccionados está en los mejores equipos del mundo.

Cabeza fría, por favor. Como la debe tener Pékerman, que se vio sorprendentemente tranquilo en la rueda de prensa. Como la deben tener los jugadores, que saben que en el fútbol la derrota también es una opción, así a nadie le guste. Hay que mejorar, y mucho, con respecto al primer encuentro. Pero a Brasil se le puede ganar. ¿Y por qué no?

El torneo de Ascencio...

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes