Archivo

El gol llegó a la Copa América

Colombia y Jamaica son los únicos equipos que no han anotado tantos en el torneo.

notitle
16 de junio 2015 , 09:40 a.m.

Once goles en dos partidos, los mismos que en los seis encuentros anteriores, proclaman definitivamente la llegada del gol a la Copa América. La victoria de Bolivia 2-3 sobre Ecuador y el empate a tres tantos entre Chile y Bolivia elevaron sustancialmente la media de tantos por encuentro hasta los 2,75 tantos por partido.

Hasta estos dos partidos, la Copa no llegaba ni a los dos tantos de promedio, pero a estas alturas de la competencia Colombia y Jamaica son las únicas selecciones que todavía no han anotado. Mientras Chile lidera la lista de selecciones goleadoras con cinco tantos, aunque dos han llegado de penalti, buena parte de los futbolistas llamados a destacar en esta Copa ya han celebrado.

En este capítulo se destaca el centrocampista chileno de Juventus de Italia Arturo Vidal que ha conseguido tres goles, dos de ellos de penalti, pero también Leo Messi (de pena máxima), Neymar o Sergio Agüero han batido la meta de la portería rival. Tan solo Alexis Sánchez, que también está entre los favoritos para triunfar en la competición, todavía no se ha encontrado con la red.

Tan importante como el número de goles es su calidad. Y esta es más que notable. Todavía no hay tantos de rebote, provocados por errores imperdonables o marcados en propio arco. Hasta el logrado por Agüero frente a Paraguay, tras un pase atrás, de un defensa exigió un regate preciso al arquero para acabar en gol.

Algo similar ocurrió en el tanto del peruano Cristian Cueva frente a Brasil. Llegó tras un error del arquero Jefferson, pero exigió una definición precisa por parte del goleador. Por lo que respecta a los goles de bella factura, muchos de ellos han llegado en buenos remates de cabeza.

Los chilenos Vidal y Eduardo Vargas protagonizaron dos cabezazos notables, al igual que el mexicano Raúl Jiménez. Estos tres goles se marcaron en el Chile-México del lunes. No quedan atrás el cabezazo del boliviano Ronald Raldés frente a Ecuador, ni el del venezolano José Solomón Rondón contra Colombia. Ambas anotaciones conjugan una buena definición con el valor competitivo que han tenido, pues fueron clave en la victoria de sus respectivos equipos.

Neymar también marcó de cabeza. Fue con potencia y precisión tras un buen centro de Dani Alves en el encuentro de su equipo ante Perú. Sin embargo, por encima de los cabezazos han destacado los goles marcados en grandes remates desde fuera del área.

Se estrenó en este capítulo el paraguayo Nelson Haedo Valdez, que descontó para su país ante Argentina en el encuentro que acabó con empate a dos. Valdez enseñó un camino que han seguido a la perfección el boliviano Martin Smedberg-Dalance y el ecuatoriano Miler Bolaños.

Ambos con la camiseta número 8 de sus respectivas selecciones pugnan por el mejor gol del encuentro Ecuador-Bolivia en el que se anotaron ambos tantos. Con resoluciones parejas, el gol de Smedberg-Dalance se recordará más porque contribuyó a la primera victoria de Bolivia en la competición desde 1997.

Otro asunto es el de la importancia de los goles. Quizá el que mejor combina buena ejecución y trascendencia es el de Lucas Barrios, que dio el empate a Paraguay contra Argentina, aunque no queda lejos el del brasileño Douglas, marcado en la prolongación del Brasil-Perú tras un espectacular pase de Neymar.

Muchos tantos y de alta calidad se convierten en la mejor carta de presentación para una Copa que alcanza el primer tercio de sus partidos con un buena sabor de boca por lo que al gol se refiere.

EFE