Archivo

Para la Selección recuperar el juego de bandas, la prioridad

Zúñiga y Armero no tuvieron un buen debut en la Copa; Arias y Andrade, opciones contra Brasil.

notitle
15 de junio 2015 , 10:58 p.m.

Se presentía que las laterales de la Selección Colombia eran una zona que podía dar ventajas. El bajo nivel, la poca continuidad en toda la temporada y las múltiples lesiones que aquejaron a los fijos, a Camilo Zúñiga y a Pablo Armero, daban para dudar. Efectivamente, en el debut de Colombia en la Copa América, frente a Venezuela, los experimentados laterales no tuvieron el nivel habitual. Estuvieron lejos del rendimiento del pasado Mundial, y mientras tanto, en la banca, Santiago Arias y Darwin Andrade esperan una oportunidad, quizá para el juego contra Brasil.

Armero y Zúñiga tuvieron, como todos, un Mundial de ensueño. Brillaron con cada partido. Incluso Armero anotó el primer gol colombiano en la Copa de Brasil, frente a Grecia. Fueron determinantes, sobre todo porque tuvieron un papel protagónico en el juego de la Selección. Sus salidas constantes al campo rival y su seguridad en defensa fueron fundamentales. Sin embargo, hoy ambos están lejos de ese nivel. Han jugado tan poco en la temporada que eso pareció costarles el pasado domingo, en la derrota con Venezuela.

“La inactividad de varios que no veníamos compitiendo es normal porque se pierde ritmo. Lo importante es que, quienes estamos, llegamos por la confianza que nos dio el cuerpo técnico y porque nos ven bien. El que entra al terreno de juego siempre va a mostrar la mejor actitud, siempre lo va a dar todo en la cancha, independientemente de lo futbolístico”, comentó ayer Zúñiga en rueda de prensa, en la que se le consultó insistentemente por su nivel.

“Yo pienso en el hoy siempre, en darlo todo por esta Selección. Cada partido que juego lo hago como una final. Como defensa siempre trato de que se mantenga el cero; si hay espacio le aportaré al equipo en la parte ofensiva”, se defendió Camilo, quien argumentó que Venezuela tapó su salida y la de Armero.

Justamente, Armero fue el otro que pasó trabajos el domingo. Y como ninguno de los laterales tuvo la posibilidad de salir y generar peligro en el campo contrario, Colombia perdió armas fundamentales. Sin embargo, Armero, que fue reemplazado a ocho minutos del final por Jackson Martínez, cree que el equipo puede levantar el nivel para enfrentar a Brasil.

“Tenemos que seguir confiando. Lo que viene no va a ser fácil. Tenemos que mejorar y pensar que podemos ganar ese partido contra Brasil con concentración y goles”, dijo Armero, quien consideró que jugó bien.

Las alternativas

Santiago Arias y Darwin Andrade son dos jóvenes que juegan en Europa. Arias, en el PSV de Holanda; Andrade, en Standard Lieja, de Bélgica. Ambos fueron acercados en su momento a la selección, justamente como alternativas en las laterales.

Siempre que Zúñiga faltó, Arias supo responder. Se ganó un lugar en la Selección desde el final de la pasada eliminatoria y por eso hoy se perfila como posible variante.

“Quedan dos partidos y hay que salir a ganar. Dependemos de nosotros. Hay que salir a ganarle a Brasil, que es un excelente rival y va a hacer todo para ganar; tenemos que estar concentrados”, comentó Arias, quien no jugó el domingo. También es cierto que el lateral derecho no ha tenido la mejor temporada. Cuando mejor estaba sufrió una lesión que lo alejó varios meses de la actividad, pero asegura que ya está en óptimas condiciones si es que Pékerman piensa en él. “Sí, estoy al ciento por ciento. La decisión la toma el profe, dijo Arias.

Por la derecha, incluso Pékerman ha probado con Pedro Franco, un central que en el último amistoso, contra Costa Rica, entró por Zúñiga; una prueba de Pékerman. Franco defendió bien, pero nunca salió al ataque.

Por la izquierda también hay alternativas. Andrade puede dar una mano. Su aparición es más reciente. Llegó a la selección en una sorpresiva convocatoria, ya que poco se hablaba de él. Para los amistosos contra Baréin y Kuwait fue citado, jugó ambos partidos ante las molestias físicas de Armero y cumplió. Incluso, frente a Costa Rica, actuó los 90 minutos y tuvo un papel significativo. Y Andrade está que se juega. “Hay una espinita por lo del Mundial (victoria de Brasil), pero tenemos todas las capacidades para afrontar este partido”.

Colombia tiene alternativas con los jóvenes, si es que Pékerman decide sacar a los experimentados, que aún no alcanzan su nivel, aunque quizá les dé continuidad para que recuperen minutos y confianza.

PABLO ROMERO
Enviado especial de EL TIEMPO
Santiago de Chile
@PabloRomeroET