Archivo

Blake Lively, el secreto de la eterna juventud

La actriz conversó con EL TIEMPO sobre el su experiencia en el rodaje de esta cinta.

notitle
15 de junio 2015 , 03:54 p.m.

Los Ángeles. Uno de los méritos de El secreto de Adaline, cinta que se estrenó el jueves pasado, es lograr que su protagonista, Blake Lively, luzca diferente durante más de un siglo: en el filme nunca envejece, luego de sufrir un accidente.

Con 27 años de edad, la modelo y actriz ha participado en las películas Atracción peligrosa (The Town), Salvajes y Linterna Verde, pero fue su personaje en la serie de TV Gossip Girl el que disparó su fama.

Lively, casada con el actor Ryan Reynolds, le contó a EL TIEMPO su experiencia en El secreto de Adaline, donde comparte con veteranos intérpretes como Harrison Ford, Kathy Baker y Ellen Burstyn.

Adaline tiene 107 años. ¿Cómo adaptó su mente para actuar a través del tiempo?

Fue un poco truculento porque no sabía en cuál década debía basar el fundamento de mi personaje. Así que lo que hice fue tomar referentes de mujeres mayores que he conocido: abuelas, familiares y amigas de mis abuelos, y me di cuenta de que todas se sentían definidas por sus años de formación. Adaline fue una adolescente en la era eduardiana y se hizo mujer en los años 20, luego hay una cierta formalidad en su personalidad que siempre iba a tener.

Debió aprender a conducir un automóvil de esa época...

Como actriz, se deben aprender cosas que de otra forma no pensaría hacer. Nunca había manejado un automóvil de caja manual, y mucho menos con el volante al lado derecho, como se hace en Inglaterra. Así que practiqué mucho y consulté videos, hasta cuando me sentí segura y decidí viajar con mi papá. Quise colgar las imágenes en mis redes sociales, pero las aseguradoras no me lo permitieron (risas).

¿Cómo le pareció la idea de no cambiar con los años?

Eso fue lo que más me gustó de la historia: poder sentirme joven a través de todas esas décadas. Ahora, cuando la historia progresa, uno se da cuenta de que ella está atrapada porque sin amor detener el tiempo no tiene significado.
Pensar en ver que tu propia hija ha llegado a los 80, que ha envejecido y madurado mientras tú sigues viéndote de 20, debe de ser descorazonador.

¿Definiría esta historia como una acerca de la relación amor-tiempo?

Creo que va más allá del romance entre un hombre y una mujer: el amor fundamental aquí es entre una madre y su hija.

Con la actuación en la sangre

Blake Lively comenzó a actuar a los 11 años, en una película que dirigió su papá. Además, su madre es mánager y profesora de actuación; y su hermano y otros parientes han seguido la misma carrera.

MARIO AMAYA
Para EL TIEMPO