Archivo

Navegantes del cable / Lágrimas en la nieve

'Game of Thrones' volvió a golpear a sus fanáticos

notitle
15 de junio 2015 , 10:36 a.m.

Advertencia: Si no vio el último capítulo esta columna tiene detalles del final de temporada.

Las apuestas de muchos se cumplieron. Una escena estremecedora en la que la nieve se tiñó de sangre despidió a uno de los personajes más queridos de la serie Game of Thrones. Todos los seguidores y fanáticos incondicionales sabían que el golpe bajo vendría con el último episodio de la temporada, sin embargo, fue inesperado y doloroso.

No importó que tan curtida estaba la piel de los televidentes, la traición a Snow cerró una etapa para un personaje esencial y que reflejaba un halo de valor y justicia…algo difícil en esta serie de personajes grises que en un momento son capaces de representar la gloria y el poder y en otro no tienen ningún problema en asesinar a una niña en aras de sus propósitos. Así mismo, mostró uno de los capítulos más violentos de una temporada que fue ganando vuelo en su última etapa en la que seis personajes se despidieron de la serie.

Las fichas se movieron de manera radical y sin miramientos, explotando la consabida injusticia que a veces revela un destino como en el que, por ejemplo, Cersei protagoniza una transformación (casi mesiánica) en la que la vergüenza es el ungüento que posiblemente expíe sus pecados; lo cierto es que parece que al final, el efecto podría ser el contrario.

Mientras que Sansa, la candidata más fuerte a morir por estar ‘siempre en la mala’, pareció despertar al último momento. Junto a su hermana Arya, que estaba signada a ser una justiciera justificada, pero que quedó en las sombras a la mitad de un destino de venganza. Los personajes que el público quiere son los que reciben todos los golpes y a eso fue a lo que llegó Mother´s Mercy (el nombre del episodio).

Lo cierto, como siempre, es que con la muerte hay la sensación de un nuevo comienzo. Puede sonar macabro pero, a pesar de las teorías esperanzadores de los seguidores de Snow (que plantean que no murió y que podría revivir gracias al poder de Melissandre), hay principio esencial, es casi seguro que, como en la vida, los buenos también mueren y las causas o los objetivos no siempre cumplen. De ahí que el sabor agridulce de Game of Thrones siga siendo apetecido, a pesar de que muchos ahora gritan que van a desertar las filas del fanatismo, pero al final todos regresan.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
Cultura y Entretenimiento