Archivo

Una de las víctimas de masacre en Antioquia tenía permiso carcelario

Eso sería clave para avanzar en la investigación, encontrar los móviles y dar con los asesinos.

notitle
14 de junio 2015 , 09:52 a.m.

Luego de identificar a los cuatro cadáveres que fueron encontrados en una finca de Santa Bárbara (suroeste  antioqueño) el pasado viernes, las autoridades establecieron que una de las víctimas tenía permiso de 72 horas en un centro carcelario, dijo Santiago Londoño, secretario de Gobierno de Antioquia.

Eso podría ser clave para esclarecer el crimen que ocurrió en un municipio donde no hay grupos armados, según la alcaldía de esa localidad. Lea: (Autoridades investigan homicidio múltiple en Antioquia).

Las víctimas son: Carlos Alberto Giraldo Quintero, de 55 años; Jesús Antonio Quintero Cano, de 53 años; Hugo Alexander Arenas Estrada, de 39 años y de Diana Marcela Jaramillo Bedoya, de 15 años.

Arenas era el que tenía el permiso carcelario de 72 horas. Estaba detenido por tráfico de estupefacientes, confirmó el comandante de Santa Bárbara, intendente Carlos Abrahán Gómez.

El comandante detalló que esa persona a diferencia de los demás no era conocida en el municipio y que incluso los familiares de las otras víctimas ni el mayordono lo habían visto antes.

Todos eran residentes de Itagüí (sur del área metropolitana de Medellín) y los Quintero eran propietarios de la finca donde fueron encontrados.

Londoño agregó que una mujer identificó el carro y reconoció a las víctimas en Medicina Legal de Medellín, y a partir de sus declaraciones avanzará la investigación.

Entre tanto, Juan Felipe Londoño, secretario de Gobierno de Santa Bárbara, había advertido que una de las primeras pistas podría ser una camioneta abandonada que encontraron a 50 minutos a pie del lugar  donde fueron asesinados.

Los cadáveres fueron hallados con tiros de gracias y heridas de arma blanca. De acuerdo con los detalles que reveló Gómez,  a las 6:30 del pasado viernes el mayordomo de la finca iba a hacer las labores de ubicar el ganado, cuando encontró dos de los cuerpos. “Llegamos como a las 10 a.m. por el difícil acceso y encontramos los otros dos cadáveres en el río”, agregó.

Todavía no hay claridad sobre la razón por la cual estarían en Santa Bárbara, donde no operan grupos armados, agregó el secretario del municipio del suroeste y a la vez dijo que ese tipo de crímenes no son comunes en la zona.

Una de las hipótesis más fuertes, dijo el comandante,  es que los asesinos eran conocidos y llegaron con ellos a la finca.

MEDELLÍN