Archivo

El crecimiento económico retomará su ritmo

Apuestas, tanto de las autoridades como de observadores, apuntan a que se habría tocado fondo.

13 de junio 2015 , 08:33 p.m.

Sobre la desaceleración no había dudas. Se ha venido sintiendo en los datos económicos desde hace meses. Por lo tanto, lo que se esperaba el viernes no era confirmarla sino tener la idea precisa de su magnitud.

Se supo, pues, que la economía creció 2,8 por ciento en el primer trimestre del 2015, frente al mismo lapso del año pasado. Pero un año atrás, ese crecimiento era de 6,5 por ciento.

Visto de otra manera, el año completo 2014 terminó con un crecimiento de 4,6 por ciento, y el año completo terminado en marzo tuvo un crecimiento de 3,6 por ciento.

La frenada, pues, ya se midió. Ahora la expectativa es si se tocó fondo en la pérdida de velocidad, y ya se va a recuperar el ritmo.

Si los pronósticos de los diferentes analistas se cumplen, efectivamente la tasa de crecimiento de la producción debe estar ya repuntando.

Las proyecciones tanto de las autoridades económicas como de los analistas independientes le apuntan a que el año termine con un crecimiento alrededor de 3,5 por ciento.

Por ejemplo, los técnicos del Banco de la República dicen que el punto más probable es 3,2 por ciento, mientras que el Gobierno ahora espera que se llegue a 3,6 por ciento.

Es decir, que el crecimiento para el año completo, terminado, en marzo, se conserve hasta diciembre.

Para que ello sea posible, en los tres trimestres que restan se debe lograr un crecimiento promedio de 3,9 por ciento.
Con ese fin, el Gobierno diseñó el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe 2.0), que espera dar un impulso adicional de 16 billones de pesos a los diferentes sectores de la producción.

De otro lado, distintos observadores mantienen su fe en el consumo. Consideran que este se mantendrá en niveles saludables. En otras palabras, los hogares, en donde se da el grueso de las compras, no se han enterado o son indiferentes frente a los debates sobre la desaceleración.

Sin embargo, la última encuesta de Fenalco, entre sus afiliados, en mayo, muestra que quienes reportan aumento en ventas son el 34 por ciento frente a 45 por ciento un año atrás. Así mismo, tanto en abril como en mayo, las ventas de vehículos en el país caen 16 por ciento.

Lo que ven los analistas es que, pese a los resultados, hay una evidente desaceleración del comercio y este es un sector clave para cualquier economía.

Hacia adelante, esperamos que el consumo tenga una desaceleración gradual, y que la inversión en obras civiles gane más tracción en el transcurso del año, especialmente en el último trimestre cuando veamos en las cifras las primeras paladas del plan de infraestructura 4G”, dicen los analistas del BBVA Research.

Consideran, además, que la caída sorpresiva vista en las edificaciones residenciales tenderá a corregirse con el alza gradual de los precios del petróleo, y con el subsidio a la tasa de interés para la compra de vivienda anunciada en días pasados por el Gobierno.

Y resaltan las condiciones económicas de Colombia, que sobresalen por encima de algunos de sus pares latinoamericanos. En términos regionales, dicen, el crecimiento registrado por el país es el más alto de los países de Alianza Pacífico, que supera el crecimiento de México que es de 2,5 por ciento, Chile de 2,4 por ciento y Perú con 1,7 por ciento.

El dólar

Aún así, los expertos consideran que el consumo no se debilitará y se mantiene la expectativa de que, dentro de esas compras comiencen a ganar terreno los productos nacionales frente a los importados.

La razón es que el dólar empezó a subir desde julio del año pasado, casi un año ya, por lo tanto el efecto en los precios de productos extranjeros debería sentirse en favor de la industria nacional. Solo en lo que va corrido del año el costo de la divisa estadounidense ha subido 143,5 pesos.

Por la misma causa, permanece la expectativa de que los bienes industriales de exportación, junto a los del agro comiencen, también, a favorecerse del dólar fortalecido.

Este hecho, que aún está por verse, debería contribuir a cambiar la suerte de la industria, que en el primer trimestre fue la principal responsable de la desaceleración.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS