Archivo

Meluk le cuenta... (Del dicho al hecho)

Ya todo está dicho. Nadie se mete mentiras. Colombia está para todo.

notitle
13 de junio 2015 , 07:30 p.m.

Lo dijo José Pékerman: “Por la calidad de los jugadores y con los antecedentes que se tienen, no cabe duda de que eso nos hace favoritos para ganar el certamen”. Lo dijo James Rodríguez: “No va a ser fácil. A mí no me gusta perder e intentaremos ganar”.

Lo dijo Falcao García: “Este grupo tiene ganas de gloria, quiere mejorar lo hecho en el Mundial y eso nos motiva. Los rivales nos han puesto de favoritos, porque saben de lo que Colombia es capaz”.

No se necesita ser genio para decir, como ya lo dije en estas páginas, que no hay que temerle al favoritismo, que Colombia está para todo en la Copa, que hay motivos suficientes para saber que hay con qué. Es momento de creer.

Ahora, hoy... ¡mejor dicho, ya!, es la hora de pasar de las palabras a los hechos. Hace un año mal contado, cuando Colombia iba a debutar contra Grecia en el Mundial, se hablaba de un rival con una defensa de hierro, más cerrado que la bóveda del Banco de la República y más peligroso que sacar la billetera en el edificio de la Fifa...

En fin: casi se llegó a pensar que los jugadores colombianos debían salir a la cancha no llevando a un niño de la mano, sino con fieros pastores alemanes, pitbulls y uno que otro dóberman para espantar griegos, siguiendo así el viejo consejo futbolero que asegura que quien tenga miedo que se compre un perro. Y luego se dijo lo mismo de Costa de Marfil y de Japón y de Uruguay...

Ahora, hoy... ¡mejor dicho, ya!, Venezuela es el primer rival en la Copa América. Venezuela se la veló a la Selección Colombia: le ganó cuando estaba Maturana, le gano cuando la dirigió Lara y ya le ganó a este equipo de Pékerman, con Falcao, James, Cuadrado, Ospina...

Sí, sí, sí... Es verdad que en el fútbol hay que jugar primero, que nadie gana en la víspera y que en la cancha la cosa es de hombres y no de nombres. Y también es cierto que en el fútbol existe la jerarquía y que hay que imponerla. Si a Colombia se le enreda el juego o se le pierde la bola, deberá imponer su jerarquía y punto. Ahora, hoy... ¡mejor dicho, ya!, hay que ganar, así sea jugando mal. Eso es jerarquía.

Ya todo está dicho. Nadie se mete mentiras. Colombia está para todo. Ha llegado el momento de pasar del dicho al hecho. Ya las palabras sobran.

Hoy, los hechos son los que hablarán de la Selección Colombia...

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes