Archivo

Gatos que no se ven todos los días

Por causas naturales o por mutaciones, estos felinos tienen características que los hacen únicos.

notitle
12 de junio 2015 , 03:45 p.m.

Un leopardo merodeando en casa

Tigres o leones parecen estar reservados a las selvas y zoológicos pero la raza begalí nos dice lo contrario. “Estos felinos descienden directamente del tigre de bengala y el gato montés, comparten un origen similar el toyger y el savahanna”, asegura Luis Fernando Aldana, médico veterinario especialista en gatos.

Estos felinos disfrutan de comer en las alturas, y como mascotas necesitan espacios amplios. Shutterstock

Pero para el caso particular del bengalí este puede tener de 8 a 12 variaciones en el rayado de su piel. Una de sus principales características es el temperamento fuerte y con algunos rasgos salvajes como el maullido que tiene un tono similar al de los leones y en general el gusto por marcar mucho su territorio. También disfrutan de comer en las alturas, y como mascotas necesitan espacios amplios. Aunque son perfectamente domésticos no son recomendables para familias con niños pequeños.

Elegancia de pasarelas

Con una curvatura permanente en su espalda cubierta por un pelo rizado, los cornish rex se originaron en Cornwall Inglaterra en los años 50. Son de temperamento sumamente amoroso, su caminar es muy elegante y “su pelaje es hipoalergénico, es decir, casi no produce alergias en los humanos”, explica Aldana. Por lo general son hiperactivos y tienen predisposición genética a sufrir del corazón.

Los cornish rex por lo general son de talla media. Shutterstock

Una amorosa bola de pelos crespos

Los selkirk rex tienen todo crespo, incluso sus pequeños y delgados bigotes. “La palabra rex es ondulado, todas las razas con esa terminación tiene el cabello así”, asegura Aldana. Su melena es un abrigo espeso que fácilmente pueden enredarse, por eso hay que peinársela con frecuencia, así sean de pelo corto o largo. Tiene un temperamento amigable y amoroso y se adapta a casi cualquier familia.

El selkirk rex viene en todos los colores. Shutterstock

La versión felina del salchicha

Las patas cortas de la raza munchkin se deben a un gen similar al que causa esto en perros como el welsh corgi. “Son gatos enanos y algunos especialistas lo consideran una deformidad”, asegura el médico veterinario Luis Aldana. Aunque sus movimientos están un poco limitados, siguen siendo muy rápidos y ágiles y sufren menos problemas de columna que sus pares caninos porque su espina dorsal es más flexible.

Los munchkin fueron reconocidos como raza hasta los noventa. Shutterstock

El gato pelón

El sphynx o gato esfinge parece un animal de otro planeta. Se originó en los años sesenta por una mutación del devon rex en Canadá. Sí tiene pelo, solo que es apenas la primera capa, como si estuviera cubierto por un delgado terciopelo. Debido a esto, debe ingerir casi el doble de comida que un gato promedio para mantener una temperatura corporal adecuada. Parecen un poco desafiantes a primera vista, pero son muy consentidos, amigables y apegados a sus dueños.

Existen cerca de 560 combinaciones de color para el sphynx. Shutterstock.

EL TIEMPO