Archivo

Este es el fortín de Colombia en Chile para la Copa América

En el moderno complejo San Carlos de Apoquindo, sede de la U. Católica, la Selección entrenará.

notitle
10 de junio 2015 , 09:42 p.m.

El viento sopla fuerte, helado. Son las 12 del mediodía de Chile y la temperatura es de unos 10 grados en el sector de Apoquindo, en el oriente de Santiago. Parece el extremo de la ciudad. Mucho silencio. Hojas de otoño en las calles (aunque el invierno ya es amenazante). De frente está la imponente cordillera de los Andes; del otro lado, enormes casas lujosas. En el medio, el complejo deportivo San Carlos de Apoquindo, la casa de entrenamiento que tendrá la Selección Colombia en Chile para la Copa América. Un espacio gigante, tranquilo y frío.

Entrando al complejo, que parece quedar en una loma y desde donde se divisa la ciudad de Santiago, hay un primer filtro de seguridad. “Cero periodistas colombianos”, dice un funcionario, con anteojos y voz gruesa y recia. “Está prohibido, es la orden que nos dieron”, agrega. Luego accede. Le informan que las restricciones comienzan este viernes, cuando Colombia llegue por primera vez al lugar. Permite el paso.

Ingresamos por enormes corredores viales; de frente, se divisa el estadio que lleva el mismo nombre: San Carlos de Apoquindo. Es azul y blanco. Es el estadio de la Universidad Católica, uno de los principales equipos de Chile. Es un escenario pequeño pero acogedor. Le caben 14.000 personas.

En la entrada al estadio hay colombianos, no son aficionados; trabajan. Hacen el montaje de toda la publicidad de la Selección Colombia en la cancha y en la zona mixta, adecuada (por solicitud de la Federación) para la atención a la prensa. No hablan. “No nos lo permiten”, dicen.

Allí, en el estadio, se espera que la Selección haga algunas de sus prácticas privadas y algunas públicas. El pasto luce impecable, pero el frío sopla cada vez más helado. “En la mañana puede alcanzar los 2 grados, en la tarde los 13”, dice el administrador del lugar. Sin embargo, el aire es fresco; dicen los habitantes del sector que es el más limpio en todo Santiago, una ciudad donde predomina el esmog, la contaminación.

Todas las comodidades

Apoquindo es un complejo que cuenta con escenarios para practicar todo tipo de deportes, desde futbol hasta equitación. Hay muchos deportistas. Trotan, montan bicicleta. También llegan buses, que allí tienen un paradero. C02 Escuela Militar, dicen sus avisos. Hay mucho movimiento, aunque los taxis difícilmente llegan allí, ya que es un sector exclusivo de la ciudad y muy alejado.

En medio de ese enorme complejo, justo diagonal al estadio, está el siguiente filtro. El lugar, luego de una de las tantas porterías que hay, es donde la Selección hará sus otras actividades. Hay tres canchas reglamentarias de pasto natural, pero Colombia solo escogió una, la cancha número uno.

“El complejo incluye muchas ramas deportivas, pero lo que va a usar la Selección es lo que administra la Universidad Católica. El estadio, que es un lugar privado, y el complejo Raimundo Tupper. Allí, pidieron que se taparan los alrededores de la cancha para que no vean lo que hacen en sus prácticas”, cuenta Luis Avendaño, jefe de comunicaciones de la Católica.

Hay trabajadores, también colombianos, haciéndole mantenimiento a la cancha, que efectivamente está rodeada por una malla blanca para evitar a los curiosos. Además, en la parte inferior tiene una malla sólida para evitar el ingreso de otros intrusos: los conejos y otras especies que allí abundan.

De fondo, bajo una gran carpa blanca, está el gimnasio. Al otro costado, oficinas, el departamento médico, los camerinos, el sauna… Todo lo indispensable.

“El área médica cuenta con instalaciones de primer nivel para rehabilitar a cualquier deportista. Tiene tecnología de vanguardia en equipos de fisioterapia y entrenamiento deportivo, como equipos para tratar lesiones. Tenemos camillas, equipos de fortalecimiento muscular. Además tenemos todo lo que es terapia de agua, baños de contraste frío-calor… Tenemos todo”, dice el kinesiólogo de la Universidad Católica, Rodolfo González.

Colombia solicitó desde hace varios meses, según cuenta Luis, el jefe de prensa del club, la sede de Apoquindo, pero otras selecciones también la buscaron: la de Brasil y Argentina, por ejemplo. “Esta es la mejor sede de Santiago, por la pureza del aire, las instalaciones y también la privacidad”, dice Luis.

Máxima seguridad

Desde hace varios días ya hay policías en el lugar, carabineros, les dicen en Chile. Están motorizados. Cuentan algunos funcionarios que la zona está completamente vigilada con un circuito cerrado de cámaras que detectan movimiento. Todo para la tranquilidad de la Selección.

Se calcula que son 35 guardias de seguridad los que cuidarán al conjunto colombiano, más el personal privado de la Federación y la policía. Además, hay un servicio de inteligencia. “La cuidarán con escolta y anillos de seguridad”, dice un funcionario.

Son las 4 p. m. El frío aumenta. Sopla helado. Pero el aire, evidentemente, es fresco, puro. Falta que llegue el calor de la Selección.

PABLO ROMERO
Enviado especial EL TIEMPO
Chile