Archivo

¿En qué va el proceso del tercer Censo Agropecuario?

Director del Dane responde y cuenta que ha habido todo un ataque jurídico contra esta investigación.

notitle
10 de junio 2015 , 08:08 p.m.

Una intensa defensa legal del Censo Agropecuario se metió de improvisto en la agenda para la culminación de este proceso, cuyos resultados reclama el país y que, según el director del Dane, Mauricio Perfetti, empezarán a ser divulgados en el segundo semestre del 2015.

De acuerdo con el funcionario, esta entidad respondió 4.000 derechos de petición, 15 tutelas y una acción popular. Algunas de estas pretensiones, de manera cautelar, buscaban tumbar el censo.

Tal arremetida jurídica hizo que el cronograma para culminar la primera fase del censo se extendiera por 13 meses a partir del inicio de la recolección de información (noviembre del 2013, concluyendo en diciembre del año pasado).

Este tiempo incluye dos meses (abril y mayo) durante los cuales no hubo operación porque la prioridad era resolver los procesos legales que se tenían, indica el director.

Una vez resueltos, agrega Perfetti, “cumplimos entre el 95 y 99 por ciento con los plazos a pesar de esa complejidad y otros imprevistos, como el hecho de que no había forma de hacerle llegar la plata a los que iban a hacer la ruta en la parte más alta de la Sierra Nevada, para censar predios indígenas”.

Pero las cuentas, para algunos, son otras. José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, gremio de ganaderos, expresa que “han pasado más de tres años y aún estamos a la espera de los resultados. Este gremio está muy interesado en ellos, pues el país no conoce el campo que tiene”.

Tal aseveración parte de la época en que empezó a sonar la idea de actualizar la información rural, que no se tocaba desde hacía 45 años.

El tema presupuestal fue la primera talanquera. De los recursos del 2012 se dispuso de una partida de 56.000 millones de pesos, más otros 150.000 millones que provendrían del presupuesto del 2013. Al final, el proceso costó 330.000 millones de pesos, lo que propició que se hablara de sobrecostos.

Entre una demora y otra, el censo empezó en febrero del 2014, con la consiguiente lluvia de críticas, por tratarse de un año electoral para reelegir al presidente. Inclusive, el reparo, proveniente del entonces director del Dane, Jorge Bustamante, motivó su renuncia al cargo.

Siguieron luego los reclamos porque algunos críticos señalaron que se inició el proceso con un formulario distinto (con menos preguntas) al que finalmente se aplicó (de 180 preguntas), lo que demoró y encareció más el proceso.

Tampoco faltaron los que abrieron los ojos porque en unos sitios estaba previsto aplicar la encuesta a través del dispositivo móvil establecido para ello (se compraron 17.500), pero en muchas zonas terminaron utilizando el viejo formulario de papel.

No obstante, algunas fuentes cercanas al tema, que pidieron no ser identificadas, señalan que en el país, todas las presiones contra el Censo Agropecuario obedecen a que hay muchos interesados en que no se conozca lo que allí se halló.

Por ejemplo, se refieren a que habría decenas de beneficiarios de subsidios agropecuarios que no tendrían derecho a ellos y le están quitando la posibilidad a pequeños productores, para los cuales se ha establecido la ayuda pública.

Descargos del Dane

Sobre la avalancha de críticas, Perfetti respondió varias. “Dijeron que el censo era político. No se movió un solo censista hasta que no terminó la campaña por la presidencia”.

También salió al quite de las dudas sobre el proceso de selección del personal operativo. “Se escogieron 25.000 censistas, entre 55.000 personas que se postularon en el país. Fuimos filtrando gente, tras una capacitación virtual que se hizo por primera vez en Colombia. Los que salían era porque no cumplían los requisitos”, explicó.

Con respecto a las encuestas que se aplicaron en papel pese a estar previstas para hacer en dispositivos móviles, Perfetti expresó que se debió a que “algunas zonas eran de muy difícil acceso geográfico. En ocasiones, fue necesario convocar a los campesinos para que bajaran a la vereda más cercana. A veces no había internet y el censista no se podía devolver, tenía que usar el formulario en papel”, manifestó el funcionario.

Ya hay resultados

Después de todas las batallas, el Dane ahora enfrenta la presión por la demora en los resultados. Además de Fedegán, en días pasados la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) sostuvo una reunión con Perfetti, en la cual pidió “mostrar al país el verdadero estado del Censo Agropecuario y las razones por las cuales a la fecha no se tienen resultados”.

El director de la entidad de las estadísticas dijo a EL TIEMPO que en el segundo semestre se iniciará la etapa de entrega de información de los resultados nacionales y departamentales en torno a los cuatro temas que abarcó la encuesta: desarrollo productivo, económico, social y ambiental. Entre tanto, al final de año se podrán consultar los microdatos anonimizados.

“Perú, que es más pequeño que Colombia, se demoró para entregar datos preliminares 6 meses. Son tiempos estándares. Por más que se use tecnología hay múltiples tropiezos”, dijo Perfetti.

Agregó que se trata de una operación estadística gigantesca. “Se recorrieron 113 millones de hectáreas; visitamos 3,9 millones de predios rurales en 32 departamentos y las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Recorrimos 182 territorios colectivos y 56 parques nacionales”.

Además, fueron necesarias 3.500 reuniones con autoridades regionales y población en general; 10.000 horas de perifoneo para socializar la actividad; 250.000 cuñas entre radios comunitarias y emisoras comerciales; 280.000 mapas cartográficos impresos.

“El tema logístico es de filigrana. Cada municipio tiene un código, a ninguno le podía llegar la información de otro. Todo era milimétrico. La unidad censal es el predio, toda la información levantada es de la unidad de producción agropecuaria”, agregó.

La labor de mostrar los resultados hallados al país se hará en tres fases. En la primera, durante 3 meses, se divulgarán 5 datos nacionales y 5 departamentales por semana. Durante la segunda fase habrá visita a las capitales para resolver inquietudes, y en la tercera, el interesado podrá encontrar el microdato en la página web del Dane.

MARTHA MORALES MANCHEGO
Redacción Economía y Negocios