Archivo

Video: pusimos a prueba Goat Simulator

El título permite al jugador asumir el papel de una divertida cabra.

notitle
10 de junio 2015 , 05:11 p.m.

Lo que empezó como una broma que se inventaron los desarrolladores de la empresa Cofee Stain Studios, ya llegó a las consolas Xbox. Se trata de un juego de la familia de los simuladores, como los de carreras de autos o motos, o los de fútbol o de aviación. Sin embargo en este caso toca simular ser… ¡una cabra!


Goat Simulator nació en abril del 2014, originalmente para Windows, y en 10 minutos logró tal volumen de ventas que superó la inversión. En septiembre del año pasado se lanzaron las versiones móviles para Android y iOS, que cuestan alrededor de 10.000 pesos, y hace poco mas de un mes la cabra loca llegó a las consolas Xbox 360 y One bajo la modalidad de descarga digital, que ocupa unas 850 megas del disco de la Xbox, por 30.000 pesos. Podrá, no obstante, descargar una versión demo para probar sus habilidades cabrísticas antes de optar por la compra.

El juego mantiene su poca lógica que en las versiones previas: toca controlar, o mejor, descontrolar a una cabra para que destruya con estilo y pericia el mundo en 3D que la rodea. Entre más cosas se rompan y se quiebren, ganará puntos para enriquecer sus estadísticas en Xbox Live.

Saltar, cabecear, patear son los superpoderes de la cabra. Manejar bicicleta, montar pantineta o toda una suerte de cosas ilógicas, absurdas, pero divertidas, hacen parte de la acción. Las piruetas de la cabra para arremeter contra las cosas también son una locura. Se mantienen los lugares y objetos secretos a lo largo de los mundos que nos permitirán modificar y tunear y darle superpoderes y mejores apariencias a nuestra cabra.

Hay que decir que aunque la calidad gráfica de los mundos no es la más realista, sí ofrece muchas opciones, lugares, objetos, etc., para divertirse como una cabra loca… Para mucha gente resulta ser una total estupidez, para otros es un título divertido que ofrece horas de entretenimiento sencillo y puro, por el placer de romper y descubrir cosas. 

José Carlos García R.
Editor Tecnósfera