Archivo

Construcción de la 153 tiene nuevos atrasos

Trabajos entre carrera 7.ª y avenida 9.ª, de la polémica avenida La Sirena, tomarían seis meses.

notitle
08 de junio 2015 , 10:52 p.m.

Los estudios, diseños y construcción de la avenida La Sirena (calle 153) entre la carrera 7.ª y la avenida 9.ª deberían estar listos a finales de julio. Sin embargo, hoy en la vía no se ve ni un solo obrero.

Durante el año pasado, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) estuvo recogiendo los recursos de la valorización, una contribución que es utilizada para financiar las obras de la ciudad.

En Usaquén, los residentes de la localidad pagaron, principalmente, por los estudios, diseños y construcción de la calle 153 (o avenida La Sirena) entre la 7.ª y la avenida 9.ª, además de los estudios y diseños de esta entre avenidas 9.ª y 19.

Sin embargo, esta semana la Contraloría de Bogotá denunció que la construcción de vías como esta no va ni por el 10 por ciento.

El contrato (entre la carrera 7.ªy la avenida 9.ª) había sido adjudicado al Consorcio La Sirena 2014 en octubre del año pasado, y, en el documento, el Distrito se comprometía a pagar 8.800 millones de pesos, siempre y cuando todo el trabajo estuviera listo en los próximos nueve meses. Es decir que el contratista tiene hasta finales de julio para cumplir con lo pactado.

Para complementar o actualizar los estudios y diseños tenían dos meses. Sin embargo, el 13 de febrero el consorcio solicitó al IDU una prórroga de un mes, ya que, según ellos, la Secretaría de Movilidad no podía comenzar estudios de tráfico hasta enero, cuando el tránsito de vehículos estuviera normal, lo que retrasaba el trabajo.

Además argumentaron que las reuniones con las empresas de servicios públicos habían estado supeditadas a la disponibilidad de los delegados de dichos lugares. A febrero les faltaban tres empresas.

No obstante, en esta primera prórroga se dejó claro que la demora no le generaría costos adicionales al IDU.

Llegó el 13 de marzo y el Consorcio La Sirena 2014 tuvo que solicitar un segundo plazo de un mes para la realización de actividades preliminares, que consistían en la aprobación del plan de manejo de tráfico y en adelantar el trabajo con la comunidad, a la que informarían cómo se iba desviar el tráfico.

Allí, el IDU decidió que si culminaban con éxito esta etapa, a pesar de las dos prórrogas, se podría suscribir el acta de inicio de la etapa de construcción.

Según el contrato inicial, la construcción de esta vía, que incluye pavimentación y la posible delimitación de una ciclorruta, tomaría seis meses. Sin embargo, si el plan de trabajo se estuviera cumpliendo, ya la vía estaría intervenida. Hoy no hay máquinas ni obreros que lo permitan corroborar.

Segundo tramo, sin líos

En la avenida La Sirena entre las avenidas 9.ª y 19, el Consorcio CN-IDU-SIRENA-2014 es el encargado de realizar los estudios y diseños, ya que aún no se ha contratado la construcción de este tramo.

Luego de dos reuniones con la comunidad, en las que la gente ha manifestado la necesidad de modificar el diseño que tiene el consorcio, estos sí han presentado avances en lo que les corresponde.

Este contrato fue firmado el 22 de diciembre del año pasado y tiene un valor de 2.093 millones de pesos.

Lo que dejó la valorización pasada en Usaquén

La valorización que se cobró en el año 2007 le dejó a Usaquén obras como la de los andenes de la avenida 19 y la construcción de un tramo de la avenida 9.ª.

Los polémicos andenes de la avenida 19 hasta finales del año pasado no habían sido recibidos por el Distrito, ya que estos no contaban con la calidad necesaria para asegurar seguridad al peatón.

De hecho, se volvieron recurrentes las quejas de los residentes de barrios como Contador, Cedritos y Villa Magdala debido a las caídas producidas por el mal estado de las losas.

En 2011, el IDU había sancionado al Consorcio Calle 134, encargado de las obras, que además estaba conformado por tres firmas asociadas al contratista Julio Gómez, quien fue condenado a 10 años de prisión por haber participado en el carrusel de la contratación.

Por su parte, la ampliación de la avenida 9.ª entre las calles 147 y la 161, que tuvo un costo de 30.000 millones de pesos, se encuentra en buen estado y a la fecha no presenta hundimientos profundos.

LAURA AGUILERA JIMÉNEZ
Redacción EL TIEMPO ZONA
Escríbanos a lauagu@eltiempo.com