Archivo

Juntas directivas, poco remuneradas en el país

Colombia tendría que mejorar tres veces este punto para ser compatible con las de países vecinos.

08 de junio 2015 , 09:24 p.m.

Mejorar los sistemas de remuneración de las juntas directivas de las empresas latinoamericanas, para equipararlos con los modelos de países europeos y anglosajones, es una de las conclusiones del estudio realizado sobre este tema por la firma Governance Consultants y auspiciado por el Grupo EPM.

En el documento titulado ‘Remuneración de juntas directivas Latinoamérica-2015’, se advierte que aunque la compensación de los miembros de las juntas directivas está aumentando de forma acelerada para atraer y retener las personas más idóneas para estas en las organizaciones, en Colombia, Costa Rica, El Salvador, Panamá y República Dominicana están por debajo del promedio que se paga a los miembros de las juntas directivas de la región.

Con respecto a Colombia, se indica que las empresas tendrían que mejorar tres veces la remuneración de los miembros de las juntas, para empezar a ser comparables con las de Chile, México y Perú.

Mientras que el promedio de Chile está en 2.719 dólares; el de México, en 7.168 y el de Perú, en 2.555, en Colombia es de 1.444 dólares. Por esto reviste carácter urgente una discusión técnica al respecto, para generar un escenario más adecuado para los directivos y mejores juntas directivas para las empresas que garanticen la consecución de sus objetivos empresariales y sociales.

Según Andrés Bernal Castiblanco, socio principal de Governance Consultants, “al momento de repensar los modelos de pago de las juntas hay que hacer un trabajo bastante grande de concientización con los accionistas y con todo el sistema empresarial, porque estas terminan siendo el bastión de la sostenibilidad de las compañías”.

Los sueldos dependen de muchos factores, como el tamaño de la empresa, el tipo de industria o si tiene presencia internacional.

Por eso, “creemos que se deberían tener en cuenta tres variables para fijar la remuneración. La primera es lo que indica el mercado, que más o menos es cercano a los US$ 6.000 mensuales para los miembros de las juntas directivas; la segunda, el salario del CEO de la compañía, a veces superior al de los miembros de las juntas, lo que es un mal síntoma de gobierno corporativo, y el tercer aspecto es cuando se comparan esos niveles de retribución con los que obtienen los abogados o consultores de primera línea, que pueden tener hasta menos responsabilidades que los integrantes de las juntas, pero reciben más, lo que indica que hay un rezago muy serio al respecto”, dice Bernal.

EL TIEMPO