Archivo

¿Y la TV qué?

Todos los servicios con los que nos entretenemos han cambiado gracias al mundo digital.

notitle
07 de junio 2015 , 10:28 p.m.

Todos los servicios con los que nos entretenemos han cambiado gracias al mundo digital. Talvez el que menos ha sido afectado es la radio. Y uno de los que más se van a ver transformados es el de la televisión. Cuando se menciona esta palabra, todos nos imaginamos un receptor con pantalla grande y una señal de video que se puede ver en él gracias al operador que la transmite, sea de señal abierta o por suscripción.

Ahora, este servicio se está transformando mucho. Numerosos televidentes están viendo programas y series en Netflix, que llegó al país hace ya algunos años. Pagando aproximadamente 7 dólares mensuales se tiene acceso a una gran cantidad de series y películas en alta definición, y lo mejor es que se pueden disfrutar desde un celular, tableta, computador o televisor que se pueda conectar a internet. Eso sí, se debe contar con un ancho de banda de más de 10 Mbits por segundo para que no se vea en forma intermitente.

Netflix no es el único canal. Están Hulu Plus, Crackle y muchos otros especializados en noticias, deportes y hasta en películas antiguas. Hay incluso canales que permiten ver programas para fortalecer el bienestar de las personas con clases de yoga, de buena actitud, de cómo alimentarse bien y mucho más. Es decir, más de lo que un usuario va a poder ver. Obviamente, los contenidos ofrecidos son solo aquellos que se pueden ver en el país en el que usa el servicio. Para solucionar eso basta con contratar una dirección IP de otro país, servicio que cuesta aproximadamente 50 dólares y que le permite al usuario acceder a internet como si se estuviera ubicado en otro sitio, eliminando así las restricciones de acceso.

También se pueden ver series y películas, algunas gratis y otras a un costo bastante bajo usando YouTube. Contando con la tecnología que permite hacer streaming, es decir, retransmisión desde un computador o tableta para ver el contenido en un televisor de alta definición, se aprecia como si estuviera siendo transmitida por un operador.

En Colombia, donde le meten palo en la rueda a todo, no tendría nada de raro que se les empezara a poner trabas a estos servicios y se afecte a tantos colombianos que lo estamos usando. Ojalá no pase lo de Uber, aplicación que les permite a los ciudadanos contar con buen servicio de transporte, pero a la que, por ceguera del Estado y presión del gremio de taxistas, se está estigmatizando en mala forma.

Guillermo Santos Calderón
guillermo.santos@enter.co