Archivo

Cámara Leica sobrevive a la transición a la era digital

Evolución del dispositivo marco un antes y un después en estas herramientas.

notitle
07 de junio 2015 , 12:33 a.m.

Las robustas ventas de teléfonos inteligentes están carcomiendo el mercado de las cámaras digitales, pero el inventor de la película de 35 milímetros ni siquiera se inmuta.

El fabricante alemán de Leica Camera AG celebró el año pasado su centenario con un modelo de edición limitada que simboliza su campaña para fusionar lo antiguo y lo nuevo: una versión digital con visor tradicional, pero sin pantalla. La máquina, que cuesta 15.000 euros, fue un éxito.

Leica no la pasó bien durante algunos años, pero encontró un nicho lucrativo en las cámaras pequeñas en forma de caja, parecidas a sus modelos M, las cámaras detrás de imágenes icónicas en la historia.

La cámara, resistente y discreta, empleaba película de alta resolución que captaba imágenes con mucha mayor velocidad que sus competidores. En los años 30, Leica transformó el trabajo de periodistas, paparazis, espías y cronistas.

Sin embargo, su atractivo elitista no le ayudó cuando la fotografía digital empezó a apoderarse del mercado, a finales de los 90. Insertar electrónicos al interior de una serie M resultó ser riesgoso debido a que la sofisticada óptica de Leica requería sensores mucho más avanzados que los de la mayoría de las cámaras digitales. La transformación a la era digital casi dejó a Leica en la bancarrota hace una década.

Su salvador fue Andreas Kaufmann, un exprofesor de colegio, cofundador del Partido Verde alemán y heredero de una fortuna familiar. Kaufmann compró en el 2004 una participación minoritaria en Leica, pero pronto asumió el control para prevenir su insolvencia.

Con esas inversiones, finalmente se logró el lanzamiento de una modelo M digital que podía utilizar lentes de cámaras antiguas de 35 mm de la serie M.

Desde entonces, las ventas han aumentado un 35 por ciento, a 337 millones en el reciente año fiscal.

Ahora, el mayor desafío para Leica es el desarrollo de cámaras más económicas, pero de alta calidad con componentes intercambiables de la misma marca de fabricantes como Sony, Panasonic y Olympus, dijo Wee Teck Loo, de Euromonitor.

ELLEN EMMERENTZE
Wall Street Journal Americas
Wetzlar (Alemania).